Actualizado: 13/12/2017
InicioCuriosidadesEl Mausoleo de Llanes, de origen romano, mejora su acceso y señalización

El Mausoleo de Llanes, de origen romano, mejora su acceso y señalización

El Mausoleo de Llanes, de origen romano, mejora su acceso y señalización

Vía: El diario

El Ayuntamiento de Albendea (Cuenca) se encuentra negociando con los propietarios de los terrenos colindantes a la Ermita Mausoleo de Llanes la posibilidad de abrir un nuevo acceso y mejorar la señalización, aunque esté previsto que este año se ejecuten dichos trabajos de mejora y señalética.

Por el momento, acaban de finalizar las obras de la segunda fase de restauración de la Ermita Mausoleo para hacer visitable el conjunto, obras que han consistido en cerrar la escalera de acceso a la cripta-baptisterio desde la planta superior para evitar posibles caídas y permitir el acceso a la misma por una rampa mediante una estructura metálica. Asimismo, se ha pavimentado una zona frente al mausoleo, en concreto, lo que fue la planta de la nave principal de la ermita románica, utilizando para ello adoquines que tratan de emular a los utilizados por los constructores romanos.

Para facilitar el acceso hasta el edificio, el Ayuntamiento de Albendea ha construido un camino para vehículos desde la pista forestal del Monte Ardal, de forma que pueda llegarse en coche hasta el mausoleo.

Con un presupuesto de 70.000 euros, dentro del proyecto PLAMIT de la Diputación Provincial de Cuenca, esta intervención completa la que se llevó a cabo en 2014, en la que se invirtieron otros 100.000 euros en diferentes actuaciones de restauración-consolidación, a fin de evitar el continuo deterioro sufrido por el edificio e iniciar el camino de conversión del mismo en yacimiento visitable.

Un monumento funerario de origen romano
La Ermita Mausoleo de Llanes es uno de los monumentos más emblemáticos del periodo romano de la provincia de Cuenca. Su origen está en un monumento funerario construido en el siglo IV de nuestra era, vinculado a una suntuosa villa romana, que estaba situada a un centenar de metros de este edificio.

Conserva un ábside y restos de un muro, construidos en cal y canto, con algunos sillares y una bóveda de ladrillo. Debajo de toda la estructura se halla una cripta con planta de cruz griega, cuyos brazos se cubren con cuatro bóvedas de cañón de ladrillo revocado. Tras su uso como mausoleo fue usada como baptisterio y más tarde fue cabecera de una ermita, que se abandonó con el tiempo, utilizándose posteriormente como pesebre y refugio de pastores.

En 2008 la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha declaró el edificio Bien de Interés Cultural con categoría de Zona Arqueológica, al ser el más claro ejemplo de la arquitectura funeraria romana del siglo IV que se conserva en la provincia de Cuenca.

Compartir:
Valorar este artículo