Actualizado: 30/11/2021
InicioArtículosLos sepultureros se mecanizan

Los sepultureros se mecanizan

Los sepultureros se mecanizan

Vía: Autor.: J. López-Lago / Hoy.es

El trabajo de sepulturero ya no es lo que era, por suerte para quienes se dedican a este oficio en el que nunca falta tarea. Para hacerlo más llevadero el Ayuntamiento ha dedicado buena parte del dinero que ha conseguido ahorrar durante el año a mejorar las condiciones de quienes mueven los ataúdes, tanto en uno de los dos camposantos de la ciudad como en los seis de los poblados. En estos recintos ya no se moverán ataúdes a pulso pues el Ayuntamiento va a empezar a mecanizar los enterramientos a partir de esta semana.

Para el cementerio de Nuestra Señora de la Soledad, en la carretera de Valverde, acaba de comprar por 5.939 euros, y con cargo al remanente de tesorería, un descensor portátil para entierros en sepulturas, los cuales se realizaban hasta ahora mediante cinchas sobre las que iba el féretro y para lo que se necesitaban de dos a cuatro personas hasta depositarlo en su sitio. El nuevo aparato ahorra mano de obra, pues una de las exigencias del pliego de condiciones es que pueda ser manejado por un solo operario, además de permitir la posibilidad de descenso en posición horizontal o inclinada. El descensor debe admitir hasta 250 kilos y ha sido adquirido, según recoge el portal en Internet del Ayuntamiento, a la empresa valenciana Clem Ecologic S. L.

En los poblados los operarios también van a mejorar sus condiciones. Gracias al remanente de tesorería 54.268 euros han servido para adquirir seis máquinas elevadoras portaféretros para enterramientos en los cementerios municipales de Balboa, Gévora, Novelda, Sagrajas, Valdebótoa y Villafranco. En este caso se trata de unos elevadores de tijera que soportan hasta 300 kilos y con dos rodillos que ayudan al deslizamiento del féretro, así como con asas anticaída de la carga.

Así, con estas siete máquinas, el trabajo que hasta ahora se realizaba a mano será mecanizado. Según la concejala de Cementerios, las seis máquinas llegaron a los poblados a comienzos de semana, y el descensor de féretros al cementerio nuevo de Badajoz, en los próximos días, durante este mes de diciembre. «Se ha hecho esta inversión -justifica- porque se necesitaba dar más seguridad a los enterradores y así prevenir riesgos laborales, además de evitar que en algún momento se caiga el féretro, ya que en el caso de algunas nuevas sepulturas estas son más profundas de lo habitual».

Se refiere a otra nueva inversión que va haber el cementerio de La Soledad, el acondicionamiento de 64 sepulturas cuyos agujeros ya están hechos, pero están en bruto y hay que forrarlas antes de ponerlas a la venta. En este caso el trabajo ha sido adjudicado a Estudio 13 Arquitectos, Proyectos y Obras S. L. por 29.781 euros.

Prefabricados
Además, hay otra mejora prevista en el bloque 52 de este mismo camposanto con la construcción de 200 nichos prefabricados. En este caso la obra, que ejecutará antes del 31 de diciembre Construcciones Ojalma S. L. costará 149.100 euros e incluye urbanización y ajardinamiento de esta parcela.

Así, en general se va modernizando el desempeño de este trabajo, como ya ocurrió con la instalación de nichos prefabricados cuyas tapas son de plástico y que se sellan rápidamente con silicona antes de que los familiares encarguen la lápida definitiva que se coloca días después, evitando el trabajo de albañilería que solía hacerse delante de los allegados al fallecido.

Según Paloma Morcillo, con las 64 nuevas sepulturas más los 200 nichos en los cementerios de Badajoz hay ahora mismo espacio hasta marzo. Además, destaca otras inversiones que se han realizado a lo largo de 2016, cuyo valor total asciende a 710.000 euros.

Entre otras actuaciones, se ha arreglado el bloque 51 de nichos en el cementerio de la Soledad, se han gastado 30.000 euros en 24 nichos en Novelda, se ha instalado riego automático y abierto en un pozo de sondeo en Balboa y se han adquirido plantas. No obstante, la obra más grande que está ahora mismo en marcha en el cementerio de San Juan (en el Cerro del Viento), donde se está conectando la fosa séptica con el colector de la barriada de Llera.

Compartir:
Valorar este artículo