Actualizado: 24/07/2021
InicioNoticiasEl osario del cementerio de San José de Burgos en situación ruinosa y en riesgo de colapso

El osario del cementerio de San José de Burgos en situación ruinosa y en riesgo de colapso

El osario del cementerio de San José de Burgos en situación ruinosa y en riesgo de colapso

Vía: Burgos

El osario del cementerio municipal de San José de Burgos se encuentra en una situación ruinosa y en riesgo de colapso, y desde hace algún tiempo el problema va en aumento.

El Ayuntamiento de Burgos incluirá una partida en la próxima modificación presupuestaria que servirá para acometer este año su reparación definitivamente.

El olvido de este espacio ya obligó a que en 2016 (si no antes) los huesos se comenzaran a almacenar en uno de los edificios anexos del cementerio tras introducirlos en grandes sacos de plástico que se apilaban en estanterías. Una situación insostenible que se mantiene hoy en día ya que no se permite a los empleados entrar a depositar los restos. Solo lo hacen para tareas muy puntuales y garantizándose siempre que accedan al lugar sin vehículos pesados.

El proyecto para el arreglo del osario está ya prácticamente listo y lo revisarán en los próximos días con los redactores para conocerlo con mayor exactitud. Fuentes del Ejecutivo cifran entre 200.000 y 300.000 euros el coste de la actuación.

La utilización del osario se hizo más necesaria que nunca cuando el cementerio municipal cumplía el siglo de vida ya que las concesiones de las sepulturas se podían conceder por un máximo de 99 año. Es decir, los familiares debían decidir si renovaban el ‘alquiler’ o  si aceptaban que los restos de sus descendientes fueran a parar al osario. En muy poco tiempo se acumularon muchas situaciones de este tipo.

El arreglo del osario no soluciona los problemas existentes en el cementerio ya que los errores que se cometieron en su ampliación (de eso hace ya dos décadas) se resumen en la existencia de cientos de tumbas inservibles que precisarán de su reparación.

De momento se ha optado por atajar los problemas más urgentes (el osario) ya que se calcula que las zonas más deterioradas no será necesario utilizarlas hasta dentro de unos cuatro años.

Compartir:
Valorar este artículo