Actualizado: 17/11/2018
InicioNoticiasPrograma de visitas guiadas por el cementerio de La Almudena con sus 130 años de historia

Programa de visitas guiadas por el cementerio de La Almudena con sus 130 años de historia

Programa de visitas guiadas por el cementerio de La Almudena con sus 130 años de historia

El Ayuntamiento de Madrid comenzó el pasado día 3 de marzo un programa de visitas guiadas para mostrar los más de 130 años de historia del cementerio de La Almudena, una verdadera “ciudad” al haber sido lugar de enterramiento de 3 millones de personas, algunas tan célebres como Benito Pérez Galdós, Lola Flores, El cantaor Pepe de Triana, premios Nobel como Ramón y Cajal o Vicente Aleixandre, políticos como Alcalá-Zamora, Tierno Galván o Dolores Ibárruri, La Pasionaria, entre otros.

Con 120 hectáreas de superficie, La Almudena es el recinto funerario más grande de Europa occidental y una auténtica necrópolis cuya historia resulta desconocida para buena parte de los ciudadanos.

“En Madrid no hay costumbre de ir a ver cementerios”, cuenta a Efe Mari Ángeles López, historiadora y una de las guías de las visitas gratuitas organizadas por la Empresa Municipal de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid, que hasta ahora sólo ofrecían empresas privadas.

En su opinión, los madrileños al igual que el resto de españoles, tenemos “recelo” a la hora de visitar un cementerio si no es para asistir a un enterramiento, pero cree que la costumbre está cambiando.

De hecho, la realidad demuestra que hay interés porque en menos de una semana se agotaron todas las entradas para las 64 visitas guiadas gratuitas programadas en La Almudena todos los fines de semana desde hoy hasta el 30 de junio.

“Es un recorrido por nuestros 130 últimos años de historia”, resume la guía.

Una epidemia de cólera aceleró la inauguración de La Almudena en 1884 como cementerio de epidemias, donde fue enterrado el 14 de septiembre un bebé llamado Pedro Regalado, de tan sólo 14 meses.

Días antes, el 9 de septiembre de 1884, fue enterrada la joven Maravillas Leal, de 20 años, cuyo suicidio motivó la construcción del denominado cementerio civil de Madrid, próximo al de epidemias y que a día de hoy también forma parte de la necrópolis de La Almudena.

El cementerio civil estaba concebido no sólo para casos de suicidio, en los que la Iglesia prohibía el enterramiento en terreno sagrado, sino también para ateos y personas que profesaran una religión diferente a la católica.

Aunque su tamaño es insignificante en comparación con el resto de La Almudena (6 hectáreas frente a 120), el cementerio civil es una de las partes más interesantes por la cantidad de tumbas de personajes conocidos que alberga.+

El monumento que más llama la atención desde el punto de vista arquitectónico es el panteón modernista del presidente de la I República, Francisco Pi y Margall, mientras que otras tumbas pasan desapercibidas por su sencillez, como la del escritor Pío Baroja, que fue enterrado con tierra de Madrid y de su País Vasco natal.

Al lado del cementerio civil está el hebreo, de una hectárea, construido después de que el rey Alfonso XIII diera su visto bueno en 1922. “Es bastante pionero”, dice la guía. Con el aumento de la población, La Almudena abordó una ampliación en 1955 y otra en 1970.

La visita más larga, de dos horas y media de duración, muestra el cementerio civil, el hebreo y el católico de Nuestra Señora de La Almudena, tres conjuntos que pasaron a integrar la denominada Necrópolis del Este en 1925.

De este año data el pórtico de entrada, con elementos modernistas y mudéjares y que es una de las paradas de la visita guiada dedicada a la arquitectura y la botánica.

Y es que con cerca de 300 tumbas protegidas, La Almudena destaca también por su patrimonio artístico, con panteones construidos por relevantes escultores, como Mariano Benlliure.

Otra visita hace un recorrido por las tumbas de personajes ilustres, donde a los ya mencionados del cementerio civil hay que sumar los nombres de dos premios Nobel (Santiago Ramón y Cajal y Vicente Aleixandre) y del exalcalde de Madrid Enrique Tierno Galván.

Las cantantes Lola Flores y Estrellita Castro, el futbolista Alfredo Di Stefano y el escritor Benito Pérez Galdós son otros de los famosos enterrados en La Almudena junto a miles de personas anónimas, algunas de las cuales vivieron su momento de gloria en vida como Fermina Oliva, una costurera madrileña que sobrevivió al naufragio del Titanic.

Compartir:
Valorar este artículo