Funsegur
Actualizado: 02/07/2022
InicioArtículosMorirse sale caro en La Rioja

Morirse sale caro en La Rioja

Morirse sale caro en La Rioja

Vía: Publicado en Rioja2.com

En nuestra cultura, el tema de la muerte se ha convertido en un gran negocio que mueve alrededor de nueve millones de euros al año de forma inevitable en La Rioja. El mercado del sector funerario se caracteriza por tener una demanda estable y no se ha visto afectado por la crisis.

En el año 2015 murieron un total de 3.089 personas en nuestra comunidad, 1.602 hombres frente a los 1.487 decesos de mujeres, según el INE. El coste medio ronda los 3.000 euros en La Rioja, aunque depende de si la familia opta por la incineración o inhumación en nicho, de si dispone o no de seguro, etc.

¿Pero somos conscientes de en qué se va el dinero? Son muchas las familias que tienen que pedir un préstamo para financiar el fallecimiento de un ser querido. El tanatorio, el ataúd, el nicho, las flores, las esquelas y documentos son los servicios más demandados del “pack de defunción”. En Rioja2 hemos hablado con el tanatorio San José para saber lo que cuesta morirse.

Desglosando lo que vale cada cosa
El ataúd: dependiendo del modelo y las calidades que se elijan, su precio final variará muchísimo. El tanatorio San José oferta el más barato por 480 euros y el precio medio que los riojanos se suelen gastan en un ataúd es de 968 euros.

Las flores: la variedad de arreglos florales es muy amplia tanto en modelos como en precios. Por ejemplo, el ramo de flores más sencillo puede ir desde los 66 euros hasta lo más caro, que son las coronas, que rondan los 200 euros, hasta lo que estén dispuestos a pagar los familiares en función de cómo sea el ramo y las flores que se escojan.

Necrológicas: es muy típico que las familias digan su último adiós a sus seres más queridos publicando una esquela en los periódicos de la comunidad. Aquí los precios también son muy dispares. Por ejemplo, una esquela a página completa supera los 900 euros, siendo la más barata de unos 245 euros.

Nicho: el alquiler de un nicho cuesta unos 400 euros por diez años, tras los cuales la familia del fallecido ha de buscar un lugar donde depositar los restos.

Tanatorio y sus extras: el precio de las salas de tanatorio varía notablemente, aunque la media no baja de los 315 euros. Además, hay que añadir el traslado en el coche fúnebre que tiene un coste medio adicional de 136 euros.

La obtención de la documentación necesaria en el ámbito funerario con el fin de ayudar y asesorar con los trámites, es uno de los servicios que se pone a disposición de las familias. Esto cuesta cerca de los 100 euros al igual que la vestimenta y el acondicionamiento para que el difunto tenga una mejor presentación hacia sus seres más queridos a la hora de la velación.

La tasa de inhumación asciende a unos 196.25 euros para empadronados y 241.39 euros para no empadronados. Esta alternativa cada vez es más frecuente entre los riojanos para la disposición final de un cadáver. Hay que ir preparando el bolsillo en vida, porque la muerte nos sale cara, tratándose de un negocio alrededor del cual se mueven muchos millones de euros en La Rioja.

Compartir:
Valorar este artículo