Actualizado: 19/11/2018
InicioArtículosCementerio Británico de Madrid, construido a mitad del siglo XIX guarda una historia digna de conocer

Cementerio Británico de Madrid, construido a mitad del siglo XIX guarda una historia digna de conocer

Cementerio Británico de Madrid, construido a mitad del siglo XIX guarda una historia digna de conocer

Vía: Fuente: esdiario

Situado en el barrio de Carabanchel, concretamente entre las calles de Inglaterra, Irlanda y Comandante Fontanes, este pequeño camposanto consagrado por el obispo de la diócesis de Illinois (EE.UU), John Whitehouse, en febrero de 1854, tiene todo el encanto del típico jardín inglés.

Construido a mitad del siglo XIX, esta pequeña necrópolis casi olvidada por los madrileños es uno de esos lugares lleno de historia que merece la pena visitar.

Durante algo más de un siglo, fue cuidado por cuatro generaciones de una misma familia, la de los Garrido, que hicieron de este lugar su hogar puesto que vivían en él, entre ellos la actriz Rita Garrido y su marido el compositor Ricardo Freire, autor, entre otras, de la famosa canción Doce Cascabeles.

Entre las curiosidades en las que tenemos que fijarnos si visitamos este curioso cementerio está el único panteón que hay. Se trata de una pirámide de estilo neoegipcio, obra del arquitecto Fernando Arbós y Tremantini, autor también de La Casa Encendida y del Panteón de los Hombres Ilustres, y en cuyo interior reposan los restos de una de las familias más poderosas del siglo XIX en Madrid: los Bauer, representantes de la Casa Rothschild en la capital.

Otras familias notables enterradas aquí, cuyos nombres nos van a llamar la atención, son las de los industriales Boetticher y Girod, la de los joyeros Brooking, la de la familia Lhardy, fundadores de uno de los restaurantes más emblemáticos de Madrid  y la de tres miembros de la casa de moda de lujo Loewe.

Ah!… y como todos los cementerios este también guarda un secreto: la tumba de uno de los pioneros de la fotografía en España. Se sabe que Charles Clifford reposa en algún lugar de este recoleto rincón, pero no se sabe el lugar exacto, ya que solo se conserva la lápida que está colgada en el pabellón principal.

Compartir:
Valorar este artículo