Actualizado: 27/07/2021
InicioCuriosidadesConsiguen recrear los últimos olores que percibieron cuatro destacados personajes antes de morir

Consiguen recrear los últimos olores que percibieron cuatro destacados personajes antes de morir

Consiguen recrear los últimos olores que percibieron cuatro destacados personajes antes de morir

Un grupo de científicos holandeses ha logrado recrear los últimos olores que percibieron cuatro destacados personajes de la historia antes de fallecer. Concretamente, los famosos seleccionados han sido John F Kennedy, Whitney Houston, Lady Di y Muamar Gadafi.

Estas curiosas esencias pueden disfrutarse en un cercano museo de Breda, donde se han puesto a disposición de los visitantes cuatro cajas metálicas similares a las existentes en la morgue y en las que -tras entrar- se pueden evocar a través de la nariz los últimos momentos de vida de estos personajes.

Los ataúdes, que están totalmente oscuros en su interior, cuentan con una serie de tuberías que conducen las esencias hasta los valientes que se hayan atrevido a entrar en ellos. Finalmente, una banda sonora seleccionada específicamente para la situación termina de completar esta curiosa experiencia. Toda una máquina del tiempo que funciona a través del olfato.

Las cuatro muertes
La primera muerte, atendiendo al tiempo en el que se sucedieron, fue la de Kennedy. En este caso, los investigadores han incluido en la esencia el aroma del perfume de su mujer (que iba junto a él en el coche antes de recibir el disparo), así como el olor la sangre.

Con todo, según afirma Frederik Duerinck -profesor de la facultad de Comunicación y Diseño Multimedia de la escuela de enseñanza superior Avans de Breda-, son sólo algunos de los elementos recreados.

Algo parecido sucede con la muerte de Whitney Houston en una bañera de Beverly Hills durante 2012. En este caso, aquellos que se introduzcan en la caja metálica olerán el perfume de la diva, el jabón que ofrecía el hotel en el que falleció, las gotas de aceite de oliva que le gustaba incluir en el agua y, finalmente, un fuerte hedor a cocaína.

Todo ello, acompañado de sonidos de chap y de la voz de la mujer. En el caso de Gadafi, el visitante es trasladado al convoy en el que se encontraba el líder antes de ser atacado y tener que esconderse en un tubo de drenaje cercano (donde fue capturado y asesinado). «El olfato rara vez se utiliza en comunicación y quería explotar su uso. Es un medio muy poderoso de comunicación que está vinculado con la memoria».

Compartir:
Valorar este artículo