Actualizado: 21/09/2020
InicioArtículosUn cementerio con puntualidad británica

Un cementerio con puntualidad británica

Un cementerio con puntualidad británica

Vía: Alfonso Vázquez / Opinión de Málaga

La puntualidad británica ha regresado después de muchos años al Cementerio Inglés de Málaga. Se acabó para los malagueños y turistas el acercarse al número 1 de la avenida de Príes como quien juega a la lotería, con la incertidumbre de si el camposanto protestante más antiguo de la Península estará abierto o cerrado.

«Cerramos los lunes, como todos los museos y aparte de garantizar que pueda ser visitable y con una información del monumento y puedas preguntar, estamos probando actividades nocturnas, visitas, yincanas y viendo un poco qué le pide la ciudad de Málaga al Cementerio Inglés para saber por dónde adaptar la oferta», cuenta Guillermo Madueño, uno de los responsables, junto con la historiadora del Arte Cristina Márquez, de Kajoo, la empresa de gestión cultural que desde agosto del año se encarga de este camposanto inaugurado en 1831.

Guillermo, malagueño de 25 años, es un arquitecto que precisamente prepara su trabajo de fin de carrera sobre un posible cementerio en la zona de la residencia militar Castañón de Mena. Así argumenta su paso de la Arquitectura a la gestión cultural: «Desde los 8 años estoy en movimientos juveniles, en los scouts, y llevo muchos años trabajando con niños. Tras cinco o seis años de carrera estaba un poco desencantado del mundo de la Arquitectura y como lo que nos gusta es trabajar con niños creamos la empresa», cuenta.

Kajoo se presentó el año pasado a la convocatoria de la Fundación Cementerio Inglés de Málaga: «La idea de la gestión cultural del cementerio era algo que llevaba sobrevolando desde que fundamos la empresa y nos parecía interesante porque nos permitía establecernos en un monumento de reconocido interés», cuenta.

Con el horario fijo del Cementerio Inglés, Kajoo está formalizando numerosas visitas de colegios y adapta los contenidos a los cursos. A los escolares les ofrece cuadernillos de actividades como averiguar la identidad de personajes enterrados en este monumento, así como localizar epitafios y símbolos con la ayuda de un bonito mapa que ha sido dibujado por Francisco Cerezo y que también sirve de ayuda a los visitantes.

«Vienen muchos ingleses y madrileños, y los malagueños los fines de semana. Nos viene gente de 30, 40 y 50 años que nos dice que nunca había estado aquí», cuenta. Y en contra de lo que pueda parecer, confiesa que estar de 10 a 2 en la taquilla no es una experiencia nada aburrida: «Viene un montón de gente y te cuenta historias».

La entrada general cuesta 3 euros y los menores de 12 no pagan. Para estudiantes menores de 26, jubilados y grupos de más de 10 la entrada cuesta 2 euros.

Quejas por el mal estado
Guillermo Madueño considera que el cementerio es seguro pero se encuentra «en mal estado» por las carencias durante años en jardinería y la falta de conservación de las tumbas. «Un jardín de casi una hectárea no puedes tenerlo años abandonado. Muchos visitantes comentan que está muy dejado».

El gestor cultural ve incomprensible que el Ayuntamiento sólo haya gastado 2.000 euros en 12 años en este monumento. «A nivel personal lees las inversiones que se llevan otras infraestructuras y son totalmente desproporcionadas». En su opinión, el aspecto romántico del cementerio no puede ser una excusa para dejarlo que se pierda. «Que las tumbas estén destruidas no es romántico, es una pena»

Puede visitarse de martes a domingo de 10:00 a 14:00h. La entrada cuesta de 2/3 euros y los menores de 12 años no pagan.

 

Compartir:
Valorar este artículo