Actualizado: 12/06/2021
InicioArtículosLa historia de Huelma se reescribe

La historia de Huelma se reescribe

La historia de Huelma se reescribe

Vía: Teresa Guzmán / Diario de Jaén

El pasado de Huelma (provincia de Jaén) está a punto de dar un giro. En la calle Carrera de Jesús, lejos de donde se creía que estaba en núcleo de población de Walma, aparecen vestigios de lo que puede ser un cementerio musulmán. Arqueólogos analizan los restos, claves para la historia local.

La calle Carrera de Jesús pudo albergar el cementerio islámico de la antigua Walma. Juana Cano, la arqueóloga de Geparq 99 que contrató el Ayuntamiento para supervisar los movimientos de tierra en esta vía, halla una cantidad importante de huesos, muy bien conservados. Los restos datan del final de la época Nazarí posiblemente. Las osamentas, localizadas ayer, están en posición de enterramiento islámico, es decir, sobre el lado derecho y orientados hacia el Este.

En un principio se creyó que sería un cementerio cristiano, por los restos de la cerámica encontrada, pero no son piezas determinantes, ya que podrían ser de finales del siglo XIII o XIV. Hay cuerpos de bebés, niños y adultos, con unos 600 años, a los que se les dio sepultura en grupos, con separación entre unos y otros, según explica Cano, como si se tratara de grupos familiares o clanes.

La arqueóloga, que se encargó también de la restauración del Castillo de los Duques de Albuquerque, asegura que este descubrimiento cambia la idea sobre el lugar que ocupó el núcleo poblacional de Walma. Hace pensar que cerca del cementerio podría estar una mezquita u oratorio y viviendas. Cabe esta posibilidad, puesto que está en las proximidades del castillo. 
Los restos humanos se llevarán al museo, una vez que concluyan las dos semanas de investigaciones previstas.

Lo que, en principio, era un control arqueológico de movimientos de tierras, contratado por la Administración local después del descubrimiento de los huesos humanos, pasa a ser una auténtica excavación arqueológica. A pesar de ello, el proceso será el mismo: limpieza de restos humanos, delimitación de los restos, su documentación con dibujos y fotografías y, una vez cerrado este proceso, traslado al museo. Allí se depositarán junto a la cerámica y el resto de hallazgos. La duración de su investigación será de en torno a dos semanas y los resultados aportarán, previsiblemente, una nueva información sobre el municipio, de ahí su valor histórico.

El Ayuntamiento, en opinión de la arqueóloga, hizo muy bien en paralizar las obras y avisar a Cultura. A mediados de enero, comenzaron las obras de remodelación de la calle Carrera Jesús, para renovar el pavimento, la red de agua, la red de saneamientos y la iluminación. A finales de mes, apareció un cráneo y los huesos de una persona, por lo que se dio aviso a la Guardia Civil.

La Policía Científica constató que no había restos arqueológicos y que los huesos tenían alrededor de 80 años, si hubieran tenido menos de 20 años se habría abierto una investigación para averiguar la causa de la muerte, ya que en el caso de haber constituido un delito, este no habría prescrito.

Días después, aparecieron nuevos restos y piezas arqueológicas, por lo que el Ayuntamiento detuvo los trabajos. Desde la semana pasada se suceden los hallazgos, que hicieron pensar que había un camposanto cristiano, pero las osamentas descubiertas ayer hacen cambiar la hipótesis y ya se sopesa la posibilidad de que se trate de un enterramiento de la época musulmana.

Compartir:
Valorar este artículo