Actualizado: 04/12/2021
InicioArtículosUna ayudante de forense: “la atmósfera en una morgue puede ser muy positiva”

Una ayudante de forense: “la atmósfera en una morgue puede ser muy positiva”

Una ayudante de forense: “la atmósfera en una morgue puede ser muy positiva”

Vía: Mirrou

Alexandria Bowser ha sabido lo que quería ser de mayor convertirse desde que tenía 11 años, quería convertirse en una tecnóloga mortuoria. Sin duda era el trabajo soñado de Alexandria después de ver un documental en la televisión que realizó una autopsia en directo, informa Mirror.

“Recuerdo el día, tenía 11 años y mi madre me preguntó si quería ver ese documental por televisión que en realidad fue la primera autopsia televisada en directo. Estaba completamente fascinada con los procesos anatómicos y después supe que era lo que quería hacer cuando creciera. Mi madre no lo podía creer”, señaló Alexandria.

La autopsia, básicamente, determina dos cosas: cómo ha fallecido alguien y si hay alguna sugerencia de participación de terceros en la muerte.

Normalmente es llevada a cabo por el tecnólogo de patología anatómica (Alexandria en este caso) y el patólogo, que revisará la identificación y circunstancia del deceso y completará un examen externo del paciente como documentar lesiones y cicatrices.

Una vez que tanto el patólogo como el tecnólogo de patología anatómica están conformes con sus hallazgos, es hora de destripar al paciente, es decir, de extirpar todos los órganos y buscar cualquier hallazgo anormal.

Alexandria explica: “Una vez que he quitado todo, entonces depende del patólogo para diseccionar los órganos y concluir una causa de muerte. Todos (los órganos) se meten de nuevo en el paciente y son cuidadosamente reconstruidos y lavados por mí misma, luego se le pone ropa de lino limpia al fallecido y de nuevo se le introduce en la nevera”.

Todo el proceso puede llevar aproximadamente una hora, pero depende de la complejidad de la situación. Sin embargo, no siempre es fácil. Alexandria reconoce que “hay algunos casos con ciertos pacientes y sus familias que se quedarán conmigo para siempre”. “A veces es una muerte traumática que te deja un pozo en el estómago, o una familia con la que te conectas profundamente cuando estás tratando de apoyarlos y consolarlos”, añade.

Alexandria indica que “los suicidios extremos son los peores, porque nunca se puede imaginar lo que esa persona debe haber pasado en los eventos que llevaron al final de su vida. La desesperación es triste”.

En una nota menos seria, revela que, al realizar una autopsia, se pueden encontrar todas las herramientas que se necesitan en una cocina típica. “Usamos cuartetas, jarras, esponjas, cuchillos y tijeras por nombrar algunos, sin embargo, sí tenemos equipos especializados como tijeras de costillas, sierras oscilantes y agujas e hilos de sutura. El equipo utilizado en realidad no ha cambiado en muchos años”.

Sin embargo, no es fácil entrar en una profesión como la de Alexandria. En su campo, realmente necesitas aprender a destacar entre la multitud. “No necesitas un título, lo que obviamente significaba que la competencia era extremadamente alta. Me ofrecí como voluntaria en una morgue durante 10 meses, trabajé en funerarias y asumí trabajos ocasionales en otra morgue antes incluso de conseguir un puesto de aprendiz”, revela.

Sorprendentemente, no todo es pesimismo en la morgue. Incluso cuando está en presencia de un cadáver, la atmósfera general en la morgue puede ser “realmente muy positiva”: “Siempre estoy 100 % enfocada en mis pacientes cuando estoy trabajando. No obstante, no voy a negar que nos encanta reír y mantenernos de buen humor.

Después de todo, cuando lidias con la muerte todos los días, pronto puede derribarte si no desconectas de vez en cuando”. Consultada sobre cómo se ve un día típico para un trabajador mortuorio, agrega que “normalmente implica procesar los ingresos de pacientes desde la noche a la mañana, verificar la identificación, la propiedad y el estado del paciente”.

Tiene que hacer hasta seis autopsias al día, así como una gran cantidad de papeleo y limpieza. “Los días pasan muy rápido cuando tienes más de 100 pacientes a tu cuidado, es un trabajo muy mental y físico”, admite. A pesar de los altibajos de su empleo, Alexandria quiere que la gente sepa que es una carrera extremadamente gratificante y que siempre deja el trabajo sintiendo que ha logrado algo.

“Me considero muy privilegiada de realizar un trabajo altamente calificado y sensible que me encanta hacer, lo recomendaría a cualquiera que tenga la pasión y la determinación de trabajar en un campo tan especializado”, concluye.

Compartir:
Valorar este artículo