Actualizado: 28/09/2020
InicioNoticiasEl municipio salmantino de Vecinos dispone de importantes vestigios prehistóricos

El municipio salmantino de Vecinos dispone de importantes vestigios prehistóricos

El municipio salmantino de Vecinos dispone de importantes vestigios prehistóricos

Vía: Norte de Castilla

El municipio de Vecinos (provincia de Salamanca) dispone de varios vestigios prehistóricos en su término municipal, prueba que éste se hallaba poblado, al menos, desde el Neolítico, unos 3.500 años a. C.

Así lo asegura Ramón Grande del Brío en su obra ‘Historia de Vecinos. La villa y sus anejos’, quien hace esta afirmación basándose en los hallazgos de hachas de piedra pulimentadas recogidas al oeste del pueblo. Y también en el dolmen de La Torre, localizado en la finca del mismo nombre, un monumento megalítico de carácter funerario en el que algunas lajas presentan grabados, todo ello fechado en torno al III milenio a. C.

Según El Norte de Castilla, también hay vestigios de épocas posteriores como de la Edad de Hierro o de la época romana. Aunque su fundación como tal se remonta a la repoblación efectuada por los reyes de León en la Edad Media, quedando integrado en el cuarto de Corvacera de la jurisdicción de Salamanca, dentro del Reino de León, denominándose entonces Malos Vezinos.

La iglesia se encontraba, primitivamente, un tanto alejada del pueblo, por lo hasta el siglo XVIII se celebraban muchos de los oficios religiosos en la ermita de Santa Ana, pues el templo parroquial quedaba inaccesible por el desbordamiento del arroyo que discurría a sus pies.

En la década de 1830 la iglesia estaba en estado ruinoso y según cuenta Grande del Brío en su libro, la autoridad eclesiástica recomendó que, en caso de no reparar la iglesia, debía alargarse la capilla de Nuestra Señora de los Dolores y hacer una nueva iglesia en el casco del pueblo, aunque no llega a aclarar qué fue lo que ocurrió.

Lo cierto es que, en la actualidad, la iglesia de San Juan Bautista es el monumento más representativo de la localidad.

Su trazado, en forma de una gran cruz, cuenta con un retablo barroco en el altar mayor que data del siglo XVIII. Posee, además, otros dos altares menores, a ambos lados de la iglesia, donde se forma la cruz.

Compartir:
Valorar este artículo