Actualizado: 27/10/2020
InicioInternacionalBolivia Covid-19: Inventan un horno crematorio “portátil” que funciona con gas licuado de petróleo

Bolivia Covid-19: Inventan un horno crematorio “portátil” que funciona con gas licuado de petróleo

Bolivia Covid-19: Inventan un horno crematorio “portátil” que funciona con gas licuado de petróleo

El ingeniero Carlos Ayo en alianza con tres empresas inventaron los hornos crematorios portátiles que funciona a gas GLP (gas licuado de petróleo), que podrán ser utilizados en distintos municipios de Bolivia para incinerar a fallecidos por coronavirus.

“Vimos la posibilidad de hacer un horno móvil para beneficiar a los municipios y a las familias bolivianas, tendrán un crematorio móvil y portátil”, afirmó Ayo, en entrevista en el diario El Alteño

Los cuerpos de las víctimas de la pandemia tienen que seguir todo un protocolo para ser enterradas a una profundidad de más de tres metros, en bolsas plásticas y sin que sus familiares puedan despedirse; no obstante, la cremación es una de las mejores formas de evitar que el virus se siga propagando aún después del deceso.

“Lo más indicado es cremar los cuerpos con coronavirus, suena frío, pero lamentablemente enterrarlos conlleva ponerlos a presencia de aguas subterráneas y que las partículas puedan seguir vivas y llevarlas a otros lugares; mientras que si se incinera junto al cuerpo de esa persona infectada morirá virus”, aseveró.

El horno crematorio portátil ya fue construido y el proyecto fue puesto a consideración de las autoridades nacionales y departamentales.

TRES GARRAFAS
La cremación de un ser querido en una funeraria de las pocas que hay a nivel nacional “cuesta un ojo de la cara”, más de 5.000 bolivianos aproximadamente; (unos 637 euros) no obstante, en esos hornos portátiles sumado el monto equivalente a tres garrafas de gas, está entre 240 a 280 bolivianos”  (unos 32 a 36 euros).

“La cremación es muy cara, es por eso que nosotros como empresarios buscamos ayudar a las personas y a los municipios. El costo de cada cremación (con el uso del horno portátil) asciende (al gasto con) tres garrafas de gas”, resaltó Ayo.

A BASE DE GAS
El horno portátil funciona a base de combustión de GLP, que le da la suficiente potencia para dejar en cenizas el cuerpo de una persona de una altura de 1,90 metros de alto y un peso de 90 a 140 kilogramos.

“Tiene su propio grupo generador con una alimentación de 160 millones de litros de aire por hora a base de gas GLP, que garantizan la incineración de personas que midan hasta uno noventa de alto”, expuso.

Compartir:
Valorar este artículo