Actualizado: 13/12/2017
InicioNoticiasEn el cementero de San Fernando hay cuatro salas de duelo cerradas desde hace 12 años

En el cementero de San Fernando hay cuatro salas de duelo cerradas desde hace 12 años

En el cementero de San Fernando hay cuatro salas de duelo cerradas desde hace 12 años

Vía: Diario de Sevilla

El Ayuntamiento de Sevilla construyó en 2005 cuatro salas de duelo y de espera individuales para los familiares de los difuntos mientras se realizan las incineraciones en el cementerio de San Fernando que nunca se han llegado a usar al no contar con instalación eléctrica. Están cerradas y desmanteladas desde hace 12 años, según denuncian trabajadores del camposanto sevillano, que vuelven a acusar al Ayuntamiento de Sevilla de irregularidades en el cementerio.

“Han robado hasta algunas ventanas”, asegura Manuel Gutiérrez, delegado sindical de Comisiones Obreras (CCOO) en el cementerio de San Fernando, que indica que actualmente sólo hay una sala de duelo en funcionamiento en el camposanto municipal. Pero, para estos trabajadores, lo “más escandaloso” es que el cementerio municipal, construido en el siglo XIX, carece de sala de despedida en los cuatro crematorios existentes, “como establece la ley”.

Según el artículo 35 del Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria de la Junta de Andalucía, “además de horno, los crematorios deberán disponer de una antesala con sala de espera y sala de despedida desde donde se podrá presenciar la introducción del féretro en el horno crematorio”.

En el cementerio de San Fernando, los familiares se despiden del difunto “en la plazoleta, sin intimidad ninguna”. “El coche fúnebre llega a la puerta del crematorio y ahí sacan el cadáver. Los familiares no pueden despedirse a solas ni ven cómo introducen el féretro en el horno”, comenta el delegado sindical. “¿Y sabes cómo se entregan las cenizas a los familiares? El trabajador sale a la plazoleta y grita el nombre del muerto para que acudan los familiares, a voces”, añade Manuel Gutiérrez.

Estas irregularidades se suman a las denunciadas ya por el comité de empresa de los empleados municipales a principios de junio y recogidas por este periódico. Entonces, alertaron, entre otros asuntos, del abandono de dos hornos crematorios para restos sin funcionar y de una veintena de cámaras frigoríficas para conservar los cadáveres, desmanteladas por los ladrones, a pesar de que el reglamento autonómico obliga a los cementerios de las localidades con más de 50.000 habitantes a tener una cámara frigorífica con capacidad, como mínimo, para dos cadáveres, que “se incrementará a razón de una plaza más por cada 50.000 habitantes”. En el cementerio de San Fernando no funciona ninguna.

Compartir:
Valorar este artículo