Funsegur
Actualizado: 04/07/2022
InicioNoticiasLa empresa Tanatorio de Écija, presenta un proyecto para construir un crematorio junto al cementerio

La empresa Tanatorio de Écija, presenta un proyecto para construir un crematorio junto al cementerio

La empresa Tanatorio de Écija, presenta un proyecto para construir un crematorio junto al cementerio

Vía: Fuente: Écija web

Tanatorio de Écija SL, compuesta por un grupo de compañías aseguradoras, ha presentado recientemente un proyecto para la puesta en marcha de un crematorio en las instalaciones con las que cuentan junto al cementerio. Esta noticia, como ocurriera hace ahora ocho años, ha despertado la preocupación de los vecinos de la zona que han iniciado acciones para evitar que el crematorio se instale cerca de sus casas.

Desde que tuvo conocimiento del proyecto de la empresa, el Ayuntamiento de Écija (provincia de Sevilla) “se llamó a los vecinos para comunicarlo y que lo supieran”, según señala el portavoz del Gobierno local, José Antonio Rodríguez, quien señala que la respuesta de los vecinos fue la misma que en 2008, “no” a un horno crematorio en las instalaciones del tanatorio, y apelan a un compromiso que se alcanzó con el ayuntamiento y la empresa para instalarlo a una distancia considerable del casco urbano.

El acuerdo al que se refieren los vecinos consistía en buscar una nueva ubicación antes del 31 de diciembre de 2010 “se presentaron distintas propuestas pero ninguna se culminó. Aunque finalizó el plazo el tema no quedó parado pero la empresa no se manifestó, el ayuntamiento no buscó nada más y parecía que se había olvidado”, destaca el responsable municipal, hasta que ahora se vuelto a retomar el proyecto por parte de la empresa.

Ante esta situación se convocó una reunión entre representantes de los vecinos, del ayuntamiento y de la empresa, donde se expusieron las posturas y se plantearon opciones. De un lado los vecinos mantienen su negativa a la instalación en el tanatorio; por su parte el Gobierno local asegura estar del lado de los vecinos “el ayuntamiento y los vecinos estamos a una, no hay enfrentamiento con los vecinos, vamos a apostar por una zona que no afecte a los vecinos”, lo que significa que se retoma la búsqueda de un lugar alternativo que confían que sea aceptado por la empresa. La tercera parte, la empresa, está abierta a escuchar propuestas pero con el matiz de que mientras esto ocurre continuarán con la tramitación del expediente para la instalación del horno crematorio.

En el proceso que ha iniciado la empresa ya ha aportado un informe de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en el que se destaca que el crematorio en las instalaciones del tanatorio “no incumple la normativa”, a este documento se le debe de adjuntar un nuevo informe de la Consejería de Salud pronunciándose al respecto y del que se está a la espera.

Una vez se tengan los informes y si estos son positivos, el posicionamiento del ayuntamiento en este asunto solo puede ser uno “si todo está correcto nos vemos obligados a dar la licencia de apertura, en caso contrario estaríamos prevaricando”, señala el portavoz municipal, quien destaca al mismo tiempo que se ha abierto un plazo de alegaciones de 30 días, donde se puede consultar el proyecto presentado por la empresa, y que es aquí donde debe de entrar la intervención de los vecinos “los importante es que encuentren alegaciones que paralice el procedimiento” de no ser así “jurídicamente no hay nada”, concluye Rodríguez.

Desde que lo vecinos tuvieron conocimiento de la intención de la empresa de retomar el proyecto, de nuevo se ha iniciado un movimiento vecinal con recogida de firmas, convocatoria de movilizaciones y la apertura de medios informativo a través de las redes sociales.

Una antigua reivindicación
Se cumple ahora un década desde que los vecinos de las «Huertas del Valle» comenzaran a expresar públicamente su preocupación ante las noticias de la instalación de un horno crematorio en el que por entonces era el proyecto de construcción de un tanatorio en las inmediaciones del cementerio.

Las acciones reivindicativas para evitar la construcción del crematorio se prolongaron durante varios años hasta que en noviembre de 2008, después de una huelga de hambre de algunos vecinos, la empresa anuncia a través de un comunicado que desistía de instalarse en las instalaciones del tanatorio «para no oponerse a la voluntad de los ciudadanos».
Esta decisión abría un nuevo proceso consistente en la búsqueda de ubicaciones alternativas que finalmente, y tras varias propuestas, quedó paralizado.

Compartir:
Valorar este artículo