Actualizado: 12/11/2018
InicioArtículosEl cementerio de Talaván: Los Ángeles Malos, la Dama Momia y el Hombre Gato

El cementerio de Talaván: Los Ángeles Malos, la Dama Momia y el Hombre Gato

El cementerio de Talaván: Los Ángeles Malos, la Dama Momia y el Hombre Gato

Vía: Autora: Isabel J. Espino /Hoy Extremadura

La niebla amenaza con no irse nunca y borrarlo todo. El cielo, encapotado, descarga incesante una fina lluvia que empapa sin ruido los campos verdes, las ovejas mansas, los caminos de tierra. El viejo cementerio del pueblo cacereño de Talaván da miedo. O al menos, respeto. Allí nos dirigimos, siguiendo los pasos que nuestros intrépidos compañeros Lorenzos (Sergio Lorenzo y Lorenzo Cordero), andaros hace ya años.

Nosotros ya no tuvimos que escalar el muro, porque está caído en una parte, aunque sí nos adentrarnos en una pequeña selva hasta llegar a las ruinas de la ermita de este singular cementerio que lleva abandonado casi un siglo. La Ermita del Santo Cristo fue utilizada como camposanto hasta 1928, quedando abandonada y en proceso de ruina desde entonces.

Primero, un pasillo de nichos desdentados y abiertos, donde reposaron momias milagrosas. Según me cuenta Epifanio, un vecino de Talaván, un mal día una tumba del cementerio apareció abierta, y en el interior, una dama incorrupta que pronto adquirió fama de santa. La Santa del Cementerio recibía a diario peticiones, rezos y encomiendas, hasta que algún alma caritativa, la familia o la iglesia, decidieron sacar de allí a la cadavérica señora y enterrarla decentemente en otro lugar.

Compartir:
Valorar este artículo