Actualizado: 12/11/2018
InicioMedicina ForenseMédico forense Fernando Serrulla: “Los huesos son clave en una investigación criminal”

Médico forense Fernando Serrulla: “Los huesos son clave en una investigación criminal”

Médico forense Fernando Serrulla: “Los huesos son clave en una investigación criminal”

Vía: Pablo Álvarez / La Región

La finalidad más conocida de la antropología forense es la identificación de restos humanos esqueletizados. Pero la labor de los profesionales dedicados a esta disciplina va mucho más allá. También pueden determinar, en el caso de que haber marcas sobre los huesos, las causas de la muerte, para tratar de reconstruir la mecánica de hechos y la mecánica de lesiones, conjuntamente con el arqueólogo forense, el criminalista de campo y médico forense, así como aportar, de ser posible, elementos sobre la conducta del victimario por medio de indicios dejados en el lugar de los hechos.

Fácil en la teoría, pero la complejidad está servida en el trabajo de campo. Por esa razón, nació el “Atlas de antropología forense. Correlaciones desde la patología forense”. El texto, que fue editado a finales de 2015 y que ha visto la luz recientemente, pretende ser una guía básica para el antropólogo y médico forense, para profundizar en las autopsias y mejorar el diagnóstico en la antropología.

El coordinador de la publicación es el médico forense Fernando Serrulla Rech, responsable de la Unidad de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga), que tiene su sede en el hospital de Verín y que da servicio a toda Galicia para el estudio de restos óseos. “Muchas veces, las autopsias se quedan en el estudio de las partes blandas. El libro es una guía para ir más allá; llegar al hueso”, explicó Serrulla. “Cuando el antropólogo lleva a cabo la exhumación, se encuentra con lesiones en las que es muy difícil llegar a un diagnóstico o a una fecha, porque el hueso reacciona de forma similar en casos muy distintos”, añadió.

Precisamente, con ese objetivo cogió rumbo este atlas, hace cinco años. “Una compañera presentó un caso muy interesante de lesiones por arma blanca en una costilla. En ese momento me puse manos a la obra”, explicó Serrulla. Lo que comenzó siendo un trabajo de un grupo reducido de médicos forenses, acabó resultando un trabajo final de 400 páginas elaboradas por más de 20 profesionales de Galicia, Madrid, Barcelona, País Vasco y Canarias, que recogieron cerca de 250 autopsias. “Es un texto hecho desde la patología forense con la visión del antropólogo forense. Una posición realmente privilegiada para ver cómo se producen los signos óseos que interpreta esta disciplina en el ámbito de la investigación criminal, entre otros”, concretó el coordinador.

Temáticas por capítulos
Para cumplir con el objetivo de facilitar la precisión en el diagnóstico del antropólogo forense, el atlas cuenta con capítulos diferenciados. Uno de ellos está dedicado a las lesiones por armas de fuego, en el que se recogen las peculiaridades que producen en el hueso. En esa línea, otros dos resumen las huellas de las armas blancas e instrumentos cortocontundentes y contundentes, como martillos, hachas o espadas, relacionados con casos criminales. “Es muy importante el apartado dedicado al descuartizamiento”, explicó Serrulla, haciendo referencia a que “es muy importante conocer el instrumento que ha causado la lesión”. Para ello, los antropólogos forenses observan el patrón de corte que tiene el hueso, lo que permite deducir el objeto utilizado “y si la persona que lo utilizó tenía conocimientos anatómicos para saber por dónde cortaba, o no”, apostilló el coordinador. Los tumores, los cálculos o la data de las lesiones también tienen sus capítulos reservados en el atlas.

Parece palpable el éxito de esta guía, puesto que ha sido ya demandada por universidades de Estados Unidos y Sudamérica. Y, de esta forma, se materializa la pasión del médico forense Fernando Serrulla, quien, hace ya 30 años, se inició en esta disciplina en San Sebastián, “cuando un profesor que trabajaba conmigo me contagió este afán por los huesos”, concluyó.

Compartir:
Valorar este artículo