Actualizado: 26/07/2021
InicioNoticiasSe está restaurando el monumento funerario de la torre romana de Sant Josep en La Vila Joiosa (Alicante)

Se está restaurando el monumento funerario de la torre romana de Sant Josep en La Vila Joiosa (Alicante)

Se está restaurando el monumento funerario de la torre romana de Sant Josep en La Vila Joiosa (Alicante)

Vía: La Marina Plaza

La torre romana de Sant Josep, en La Vila Joiosa, (provincia de Alicante) que se está restaurando es un monumento funerario, el mayor conservado en la Península Ibérica y un icono de la arqueología de la Comunidad Valenciana.

Los trabajos para que esta torre funeraria recupere su esplendor comenzaron hace semanas y se está acabando de colocar la octava hilada de piedras sobre la que se asentarán los capiteles, que ya están listos para su colocación, según ha explicado el arqueólogo municipal Antonio Espinosa en la página de Vilamuseu.

El experto explica que para “hacerse una idea de la altura total del monumento” hay que fijarse en el “extremo superior de las barras más altas del andamio, con el que aproximadamente coincide”. Los sillares antiguos que se han recolocado en su lugar original coinciden “al milímetro”, lo que representa una “gran satisfacción para el equipo de arquitectos, arqueólogos y restauradores involucrado en el proyecto”. El proceso comenzó con un complejo trabajo de “anastilosis virtual” (reposición informática de las piezas originales en su lugar).

Las obras de restauración están siendo patrocinadas y financiadas por la Generalitat Valenciana con la colaboración del Ayuntamiento de La Vila. Además, la voluntaria de Vilamuseu Elaine Evans ha patrocinado los capiteles que se colocarán en el edificio funerario.

Esta torre romana, declarada BIC en 1990, es del siglo I y, tras su restauración, se convertirá en el monumento funerario mejor conservado de la Península y con una forma “turreiforme” que alcanza los diez metros de altura. Cuando comenzaron los trabajos y, gracias a la obligación de excavar arqueológicamente las inmediaciones, se pudieron conocer con mayor exactitud las dimensiones de la torre.

Al mismo tiempo se hallaron nuevos sillares que no pertenecen a la referida construcción funeraria, por lo que cabe la posibilidad de que en la zona existiesen varios monumentos de estas características, incluso que la denominación histórica de la zona, partida Torres, fuese una referencia a la concentración de torres (denominación que  también asume el río que discurre muy cercano al yacimiento).

Otros descubrimientos fueron varios pedestales, algunos de grandes dimensiones, que podrían soportar imágenes ecuestres o varias figuras humanas, el enterramiento infantil encontrado en 2012 y pendiente de datación, un sillar romano reutilizado como prensa de aceite en la casa que se construyó adherida a la torre, el acceso al recinto funerario.

Existen varias hipótesis sobre la elección de este lugar para la instalación de la torre (o las torres) y el resto de elementos, ya que estos solían emplazarse en las inmediaciones de calzadas importantes. El no haber encontrado una calzada de relevancia en la parte terrestre, se considera que la referencia es la mayor calzada de la antigüedad, el mar, tan ligado a la historia de la ciudad.

Compartir:
Valorar este artículo