Actualizado: 19/09/2020
InicioNoticiasEl cementerio de San Rafael y San Roque de Tenerife apenas tiene afluencia de público

El cementerio de San Rafael y San Roque de Tenerife apenas tiene afluencia de público

El cementerio de San Rafael y San Roque de Tenerife apenas tiene afluencia de público

Vía: L.C. / El día

El cementerio de San Rafael y San Roque, (Santa Cruz de Tenerife), abrió las puertas en la segunda quincena de noviembre con poca o ninguna publicidad. Esto se ha traducido en que también esté teniendo poca afluencia de público. En los días previos al último día de Difuntos, el concejal de Urbanismo y primer teniente de alcalde, José Ángel Martín, anunció que el cementerio iba a abrir en horario de mañana para que cualquier persona que quisiera pudiera visitarlo. Para ello se iba a servir de las personas contratadas gracias al Plan de Empleo, que tienen contrato hasta el próximo mes de mayo.

Durante esos meses, dos personas contratadas con el citado plan se encargarán de abrir y cerrar el camposanto, de entregar un folleto explicativo al visitante y de adecentar un poco el recinto. Sin embargo, poca publicidad se le ha dado a esta iniciativa. Una razón puede ser que el recinto no está en las mejores condiciones. El paseo central está totalmente hundido y el techo de la capilla se está cayendo.

De hecho, Teresa Laborda, la presidenta de la Asociación Parque Funerario Cementerio San Rafael y San Roque, renunció este año a hacer el concierto y pequeño homenaje que se realizaba en el camposanto el Día de Difuntos debido a su mal estado. Laborda explicaba que eran tales los desniveles del suelo que cualquier persona podía caerse y dañarse, lo que sería responsabilidad de la asociación convocante del acto.

En la misma convocatoria en la que se anunció la apertura del camposanto, el primer teniente de alcalde anunció también una inversión de 100.000 euros para iniciar la restauración del cementerio anglicano que hay dentro del recinto, aunque no se atrevieron a asegurar la inversión debido a las muchas necesidades sociales. La apertura del camposanto ha pasado desapercibida también para la propia Asociación Parque Funerario Cementerio San Rafael y San Roque, quien aseguró que nadie les había comunicado que estaba abierto.

“Y si algún visitante sufre una caída, ¿de quién será la responsabilidad? ¿Ayuntamiento, Cetensa?”, se pregunta Teresa Laborda, tras explicar que a ellos les hacían firmar una declaración responsable para que las consecuencias de cualquier incidente recayeran en ellos. De cualquier manera, Laborda reitera que lo que hace falta en el camposanto es que se acometa la reforma tantas veces prometida. “De las hierbas y los jardines ya se encarga la adjudicataria de los cementerios, Cetensa”, apostilló.

Laborda no ocultaba su malestar parque no hubieran contado con ellos ni para los folletos informativos. Los contratados con el Plan de Empleo son los únicos que parecen conformes con el trabajo que les ha tocado. “Aquí nadie se queja”, bromea uno de los trabajadores.

Compartir:
Valorar este artículo