Actualizado: 12/11/2018
InicioNoticiasSe cumplen 2 años desde el inicio del proceso para construir un tanatorio en el polígono Bayas de Miranda

Se cumplen 2 años desde el inicio del proceso para construir un tanatorio en el polígono Bayas de Miranda

Se cumplen 2 años desde el inicio del proceso para construir un tanatorio en el polígono Bayas de Miranda

Vía: G.A.T- / Miranda

El pasado jueves se han cumplido dos años desde que se iniciara el proceso para hacer un nuevo tanatorio en Miranda de Ebro, proyecto que está todavía paralizado sin que la empresa burgalesa Funeraria San José haya podido materializar su idea de levantar en el polígono industrial de Bayas el que sería el segundo tanatorio con crematorio de Miranda. Todo está a expensas del avance del procedimiento judicial abierto por la empresa al entender que la negativa dada entonces por el Ayuntamiento a la iniciativa fue ilegal.

El contencioso administrativo que se lleva en Burgos avanza lentamente y aún no hay fecha para el pronunciamiento judicial, ya que se sigue en la fase de pruebas para determinar si el no municipal se ajusta a derecho, o por contra la tramitación hecha por la funeraria es correcta y su intención de emplazar en el polígono de Bayas este servicio cumple con la normativa.

La diferencia de pareceres surgió a raíz de una interpretación dispar de la posibilidad de usos de la parcela elegida, que no es otra que una existente en la zona de ampliación del polígono industrial, haciendo esquina entre el nuevo vial de acceso y la calle Guadalquivir. Un emplazamiento en el que ya hay además un edificio de dos plantas levantado que se adaptaría a las necesidades del tanatorio, y que la funeraria compró hace dos años invirtiendo más de un millón de euros.

Sin acuerdo

Pero la creación de esta nueva actividad está por ahora paralizada, ya que no ha habido acuerdo entre la empresa y el Ayuntamiento mirandés. Desde la funeraria se defiende que la implantación de este tipo de servicios en los polígonos industriales es lo habitual, y más en los últimos años, considerando totalmente compatible el tanatorio con la normativa de usos del polígono, como se refleja en su Plan Parcial. De hecho se recuerda que existe un informe municipal que así lo avala, el elaborado por el arquitecto.

Por contra, desde el Ayuntamiento, se optó por denegar la licencia solicitada en base a otros dos informes, uno técnico ambiental y otro jurídico, que argumentaban que los usos de la parcela y nave elegida son incompatibles con la actividad. Son dos informes previos al del arquitecto, que es el que abría la puerta a la instalación, que por ser posterior al de la licencia ambiental, no se tuvo en cuenta.
 Y tras todo eso, meses de espera que no se sabe cuánto se prolongarán, y una campaña de la funeraria que acusa a través de un gran cartel colgado en la fachada de la nave comprada en Bayas al Ayuntamiento de tener paralizada la inversión y la creación de puestos de trabajo en la ciudad.
«Nosotros apostamos por Miranda, queremos crear una empresa y generar empleo y actividad… pero solo nos encontramos con problemas en vez de con facilidades», denuncia Víctor Martínez, responsable de la funeraria.

Asegura que «el de Miranda es un caso insólito en todoel país», ya que en toda España se están instalando los tanatorios en polígonos industriales. «Aquí nos dicen que no; pero mientras, hay otro tanatorio que sí que se ha podido instalar, incluso entre urbanizaciones», recuerda Martínez, en referencia al de carretera de Orón, que regularizó su situación tras un cambio del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Dar más opciones

Para San José se trata de «dar un servicio más a los vecinos de Miranda, y también otro para elegir, ya que si solo hay un tanatorio en la ciudad es un monopolio que obliga a las familias a ir exclusivamente a una sola empresa», apunta Martínez. Cree que la razón está de su parte, y considera que si también se argumentaba desde el Ayuntamiento que la parcela no cumplía con el número mínimo de plazas de aparcamiento podría haberse hecho una licencia condicionada a que se corrigiera esta situación en vez de dar la negativa como respuesta.

Por su parte, desde el Ayuntamiento, ya en su día explicaron que la negativa se basó en los informes que existían en ese momento, y que cuando se conoció el del arquitecto, se instó a la empresa a presentar un recurso de reposición, pero que ésta optó por el contencioso administrativo, un proceso mucho más lento.

Compartir:
Valorar este artículo