Actualizado: 12/11/2018
InicioMedicina ForenseExperto forense considera que entre la Policía, la justicia y los forenses debe haber una estructura más centralizada

Experto forense considera que entre la Policía, la justicia y los forenses debe haber una estructura más centralizada

Experto forense considera que entre la Policía, la justicia y los forenses debe haber una estructura más centralizada

El profesor de Toxicología y Medicina Legal y Forense de la Universidad Complutense de Madrid Bernardo Perea Pérez dijo el pasado sábado que lo deseable para una mejor coordinación entre la Policía, la justicia y los departamentos forenses es una estructura centralizada, porque “hay demasiados laboratorios”.

Perea Pérez pronunció ayer la conferencia La Odontología forense: un servicio diferente del dentista a la sociedad, dentro de los actos organizados por el Colegio de Dentistas de Córdoba y explicó que se debería mejorar la coordinación entre policía, forenses y justicia.

Agregó que el “paradigma de lo que no debe pasar” fue el “error de identificación” que tuvo lugar en el caso Bretón, que a su juicio no hubiera ocurrido si los restos hubiesen ido al Instituto de Medicina Legal de Granada, Córdoba o Andalucía. “El problema es que hay tantos laboratorios ahora mismo que hacen antropología forense, que fragmentamos tanto la casuística que no hay laboratorios realmente que tengan tanta experiencia como para no equivocarse”, especificó este experto, cuyo informe de identificación de los restos de Ruth y José fue crucial en la condena a su padre, José Bretón.

Precisamente ha sido este caso el que lo ha traído a Córdoba, dado que el Colegio de Dentistas tenía interés en abordar la odontología forense, “un área muy desconocida, incluso dentro del propio gremio de profesionales”. De su profesión, Perea Pérez destaca sobre todo que tiene un porcentaje de resolución muy alto, combinado con otros estudios genéticos, y su inmediatez, que es clave en casos en los que se sospecha previamente la identidad, como en grandes catástrofes.

Compartir:
Valorar este artículo