Actualizado: 17/11/2018
InicioNoticiasConcierto de villancicos para recordar a los difuntos en el cementerio de Torrero de Zaragoza

Concierto de villancicos para recordar a los difuntos en el cementerio de Torrero de Zaragoza

Concierto de villancicos para recordar a los difuntos en el cementerio de Torrero de Zaragoza

El cementerio municipal de Zaragoza acogió el pasado viernes una curiosa iniciativa, como cada Navidad, un concierto de villancicos a cargo de la Coral Salduie para recordar a los fallecidos, y un encendido de luces para adornar los árboles del camposanto, que no podían ser otros que cipreses.

El frío, oscuridad y silencio que reinaba en el lugar ha contrastado con la luminosidad y la música, al son del Adeste Fideles o Noche de Paz, que sonaba en una de las salas del camposanto. Al margen de los componentes de la coral, algo menos de una veintena de personas se han acercado hasta el cementerio para recordar a los vecinos de Zaragoza fallecidos este año.

Después del concierto, se han alumbrado los cipreses del cementerio, cuatro, exactamente, mientras que el quinto de la fila, que es muy alto, lo dejarán para otro año. Las voces de la coral han inundado esta tarde una sala de ceremonias iluminada, de paredes blancas, libre de símbolos religiosos y cuyas filas de asientos todavía podían acoger a muchos más asistentes.

En estas paredes han rebotado las notas de villancicos de todas las épocas: desde “Qué precioso es el niño” de Mozart hasta clásicos americanos tan conocidos como “Blanca Navidad”. El cantoral aragonés también se ha visto representado con “Toque las panderetas” un villancico popular de Huesca, o “Triquitrí”, popular en la Comunidad.

Estas melodías no dejaban ninguna duda sobre su procedencia: los pastores ofrecían sus jotas a “Jesusico” y comentaban la “penica” de María cuando el niño creciera. El concierto ha terminado con “Adeste Fideles” y una interpretación de Noche de Paz en la que la coral ha invitado al público a unirse a la canción.

 

Compartir:
Valorar este artículo