Actualizado: 15/11/2018
InicioNoticiasSe duplican hasta el 2,5% los entierros de beneficencia en el último año en Barcelona

Se duplican hasta el 2,5% los entierros de beneficencia en el último año en Barcelona

Se duplican hasta el 2,5% los entierros de beneficencia en el último año en Barcelona

Los entierros de beneficencia para quienes no pueden pagar un funeral se han duplicado en el último año en Barcelona, pero se mantiene la venta de panteones de lujo en los cementerios de la capital catalana.

En una entrevista con Efe, Jordi Valmaña, director general de Cementerios de Barcelona, la empresa municipal que gestiona los camposantos de la ciudad, ha explicado que en sus 20 años trabajando en esta empresa nunca se había alcanzado la cifra de 491 entierros de beneficencia que se registraron el año pasado, un 110% más que los 233 del año anterior.

El crecimiento de los entierros de personas pobres aún es más notable si se compara con las cifras de 2009, cuando los cementerios de Barcelona asumieron el entierro de 184 personas sin recursos, casi tres veces menos que los actuales por culpa de la crisis. Valmaña ha explicado que paralelamente a este incremento, que el año pasado supuso un gasto de 480.000 euros a las arcas municipales, la crisis no se ha notado en la venta de panteones.

“Cada año vendemos unos 8 ó 9 panteones, básicamente en los cementerios de Montjuïc y Collserola, que tiene un precio de entre 15.000 y 90.000 euros para usarlos durante 99 años”, ha señalado. Los entierros de beneficencia, que representan un 2,5% de los casi 18.000 entierros que se realizan cada año en Barcelona, los asume la empresa municipal tras un informe preceptivo de los asistentes sociales.

Cada entierro de beneficencia tiene un coste de unos 700 euros y no incluye ni flores ni ningún complemento, pero insiste en que “no se hace en fosas comunes, sino en nichos”, según Valmaña. Las ordenanzas municipales que regulan este servicio no permiten la incineración de los cadáveres de las personas enterradas por la beneficencia, que se realiza, por razones de espacio, sólo en los cementerios de Collserola, Montjuïc o Poble Nou.

Valmaña ha reconocido que “se ha disparado” la cifra de entierros de beneficencia y ha alcanzado una cota nunca conocida en los últimos veinte años, aunque en los primeros meses de este año parece haberse estabilizado. Cementerios de Barcelona está negociando con Cáritas renovar el convenio que firmaron el año pasado para hacer descuentos de hasta el 30% en todos los complementos funerarios a las familias atendidas por la ONG católica.

Valmaña, que dirige la empresa Cementerios de Barcelona desde 2006, ha explicado que los cementerios de Barcelona no tienen problemas de espacio y cada vez estarán más vacíos porque crece la demanda de incineración, que ya alcanza al 43% de los entierros, y porque hay muchos herederos que se desprenden de los nichos que heredan para no tener que seguir pagando su mantenimiento.

Compartir:
Valorar este artículo