Actualizado: 26/11/2021
InicioNoticiasEl Ayuntamiento de Zaragoza quiere restaurar las vidrieras del cementerio de Torrero

El Ayuntamiento de Zaragoza quiere restaurar las vidrieras del cementerio de Torrero

El Ayuntamiento de Zaragoza quiere restaurar las vidrieras del cementerio de Torrero

Vía: PA

El Ayuntamiento de Zaragoza quiere restaurar las vidrieras y los elementos decorativos de dos de las capillas del cementerio de Torrero que son de propiedad municipal tras haberlas expropiado.

Son dos de las 40 que se construyeron a principios del siglo pasado bajo la dirección del arquitecto Ricardo Magdalena y que están en un mal estado de conservación a pesar del gran valor artístico de las construcciones.

En concreto, en las capillas (que tienen una cripta soterrada) en las que se va a intervenir son la número 16 y en la 20, que son las únicas de las que pertenecen al consistorio que conservan las vidrieras originales.

Fue en 1883 cuando Ricardo Magdalena, el arquitecto municipal por aquel entonces, proyectó la ampliación del camposanto de Torrero, que después plasmó en un nuevo plan en 1896. En este diseño se incluía la construcción de una nueva puerta de entrada, vallas de cerramiento y capillas adosadas a las tapias del recinto.

Delante de cada capilla hay un espacio cercado con un cerramiento de verjas en el cual se sitúan los accesos a las criptas de inhumación, en cada una de las cuales hay seis nichos adosados a las paredes y un osario en el suelo.

Entre los años 2016 y 2019, el Ayuntamiento de Zaragoza se quedó con varias criptas que estaban en estado de abandono y se restauraron la número dos, la cinco (que es la de Ricardo Magdalena) y la diez, quedando pendientes otras cuatro capillas que pasaron a ser propiedad municipal. De estas, dos son las que se van a reparar ahora.

Ambas capillas tienen ventanales de principios del siglo XX con vidrieras artísticas emplomadas con vidrios impresos y antiguos de importación, tanto blancos como de color.

Las vidrieras están deformadas y los plomos que las sujetan están «en muy mal estado», admite el consistorio en un informe del servicio del área de Urbanismo. Además, algunos cristales «están rotos o ya han desaparecido». «Existe un grave riesgo de caída suponiendo una pérdida importante, ya que muchos no se fabrican y son irrecuperables», dice el texto.

Además de los cristales, cuya restauración correrá a cargo de la empresa Cristacolor –con mucha experiencia en arte religioso–, las brigadas municipales también repararán las verjas y cerramientos externos y las puertas que dan acceso a las tumbas. En otra cripta, además, se llevará a cabo otra reparación menor. // Periódico de Aragón

Compartir:
Valorar este artículo