Actualizado: 15/11/2018
InicioNoticiasComprar una vivienda con vistas a un cementerio puede suponer un ahorro de 45.000 euros

Comprar una vivienda con vistas a un cementerio puede suponer un ahorro de 45.000 euros

Comprar una vivienda con vistas a un cementerio puede suponer un ahorro de 45.000 euros

Vía: Sexta

Vivir en las inmediaciones de un cementerio tiene importantes ventajas inmobiliarias. Comprar un piso con vistas a un cementerio puede ser hasta 45.000 euros más barato que otro que se encuentre solo a 100 metros de distancia del camposanto.

En cuanto al alquiler, que oscila entre los 600 y los 800 euros mensuales para un piso junto al camposanto, el precio puede aumentar un 15% o un 20% si nos alejamos entre 300 y 500 metros. Abrir la ventana de su salón y ver un bloque de nichos, o ver un bloque de pisos encarece el precio.

Hablamos con una persona que vive a tan sólo unos metros de un cementerio en Valencia. “Los nichos se ven, pero no hay mayor problema”, añade. Para ella no supone un inconveniente pero, ¿usted viviría al lado de un cementerio?.

“Al principio pensamos que no queríamos tener vistas al cementerio, pero luego te acostumbras”, cuenta un joven. “No quería vivir cerca”, pero ahora no nos importa.

Lo que muchos quizá no sepan es que vivir cerca de un camposanto tiene ventajas inmobiliarias. “Hay más disponibilidad, se trata de entornos consolidados, con buena accesibilidad a las principales dotaciones de la ciudad y, sobre todo, desde el punto de vista del precio es más competitivo”, destaca Fernando Fuente, director de valoraciones de CBRE.

En grandes ciudades como Madrid, por ejemplo, una vivienda en venta junto a un cementerio puede costar unos 200.000 euros de media. Un precio que puede incrementarse hasta en un 20% si nos alejamos tan sólo unos metros. “200-300 metros más allá del cementerio, puede tener un sobrecoste de 35.000-45.000 euros”, subraya Fuente.

En otros países europeos los cementerios están concebidos como parte de la ciudad y como un espacio verde más. “No hay ningún problema por vivir al lado de un cementerio, aunque hay quienes no les gusta”. Nos cuenta una vecina

Compartir:
Valorar este artículo