Actualizado: 29/07/2021
InicioNoticiasLas funerarias asturianas exigen al Gobierno una rebaja del IVA para poder afianzar la recuperación del negocio

Las funerarias asturianas exigen al Gobierno una rebaja del IVA para poder afianzar la recuperación del negocio

Las funerarias asturianas exigen al Gobierno una rebaja del IVA para poder afianzar la recuperación del negocio

Vía: José Luis SALINAS / Ines

Las funerarias asturianas exigen al Gobierno una rebaja del IVA para poder afianzar la recuperación del negocio que el sector dice comenzar a percibir. Los servicios fúnebres fueron incluidos, junto a peluquerías, gimnasios o floristerías, dentro de los sectores que desde el verano de 2012 vieron cómo el impuesto sobre el consumo que se les aplicaba casi se multiplicó por tres, pasando el tipo de gravamen del 8% al 21%. Según el portavoz en el Principado de la patronal nacional Panasef, Antonio Pesquera, aquella subida tributaria provocó un descenso de la facturación del 15% de buenas a primeras.

“Siempre habíamos estado en el mínimo porque éste es un servicio que es necesario”, asegura Pesquera. El incremento del impuesto hizo que aunque el trabajo no cayera sí que se incrementaran los costes. “Los precios subieron un 13%, por encima de los 1.500 euros por servicio”, explica. Eso provocó que los clientes optaran por contratar servicios más económicos. “Nos llegó todo a la vez, lo peor de la crisis y la subida del IVA”, asegura el portavoz del sector que da trabajo en la región a unas 350 personas. Es un nivel de empleo que se ha mantenido estable durante estos años, a pesar de la crisis. Panasef asegura, además, que el impuesto en España es de los más altos de toda Europa.

Ahora corren nuevos tiempos para el sector, que está constatando que el negocio se está comenzando a recuperar al mismo ritmo que mejora la economía. Por eso, los empresarios defienden que el actual es el momento ideal para rebajar el IVA. “Hace unos meses parecía que estaba hecho que se iba a producir un descenso del impuesto, pero al final, nada”, se queja Antonio Pesquera. En la misma situación se encuentran también los peluqueros, que durante los últimos meses protagonizaron varias protestas para exigir que se lleve a cabo un recorte del impuesto.

El Gobierno decidió en 2012 incrementar los tipos impositivos con el objetivo de mejorar la recaudación para intentar sanear las maltrechas arcas económicas del país. Los empresarios pusieron el grito en el cielo, y desde entonces llevan exigiendo que se vuelva a la situación anterior, ya que sostienen que se ha dañado el negocio de muchas compañías.

Las funerarias también instan al Ejecutivo nacional a que promueva una nueva regulación a nivel nacional para un sector que depende de muchas normas diferentes. “El problema que tenemos es que una parte de nuestra actividad está regulada por Sanidad y la otra, por Medio Ambiente, y luego hay diferentes legislaciones en función de cada comunidad autónoma”, sostiene Pesquera. Esta situación provoca mucha incertidumbre a la hora de invertir en un nuevo equipamiento.

El propio presidente de la patronal nacional, Juan Vicente Sánchez-Araña, aseguró estos días que el sector necesita una ley nacional que permita “a todos operar con total garantía”. La futura normativa, agregó, debería estar consensuada con el sector y con los consumidores y “establecer las mismas reglas de juego para todas las empresas”.

Según explica Antonio Pesquera, ya el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero intentó llevar a cabo una regulación del sector, pero sin ningún éxito. Aquella propuesta, que no contentó a las empresas funerarias, fracasó antes incluso de iniciar la tramitación parlamentaria. Luego el PP decidió no entrar en el asunto. Con lo que los gobiernos pasan y las demandas de las compañías se quedan en nada. En el caso concreto de Asturias, el sector se encuentra, según la opinión de Pesquera, “bastante liberalizado”.

Establecer unas nuevas normas fomentaría la profesionalización del sector funerario y con ello “el mejor servicio a las familias”, según defienden desde la patronal nacional.

Compartir:
Valorar este artículo