Actualizado: 26/09/2020
InicioDestacadosEl tanatorio de San Pedro de Cáceres impone un canon a las floristerías por los arreglos florales que se compren fuera de sus instalaciones

El tanatorio de San Pedro de Cáceres impone un canon a las floristerías por los arreglos florales que se compren fuera de sus instalaciones

El tanatorio de San Pedro de Cáceres impone un canon a las floristerías por los arreglos florales que se compren fuera de sus instalaciones

Vía: Periódico Extremadura

Una nueva tasa que ha impuesto el tanatorio del San Pedro de Alcántara para las floristerías de Cáceres por los arreglos florales que se compren fuera de sus instalaciones y que se encuentra en funcionamiento desde el pasado día 10 de enero. Según este nuevo canon, todos los establecimientos de flores –excepto el que se encuentra en el propio tanatorio– deben abonar una cantidad para cubrir los gastos del trabajo prestado por la empresa que gestiona los servicios funerarios.

La medida ha provocado un gran revuelo entre los establecimientos del sector, cuya mayoría se ha enterado a través de un cartel que se colgó en la propia entrada al centro días antes de la fecha en la que entraba en vigor la tasa.

Entre 6 y 10 euros
La cantidad a pagar, que oscila entre los diez euros –si se trata de la clásica corona– y los seis –para cualquier otro tipo de arreglo floral– supone para las floristerías cacereñas una “medida abusiva”, teniendo en cuenta “los momentos delicados que están atravesando las economías familiares”, asegura María Luisa González, dueña de la floristería Bouquet.

Con ella se han posicionado la mayoría de establecimientos del sector, que se reunieron hace unos días para redactar un escrito que se entregó a Arturo Galán, gerente de Alcaesar Tanagest, con el objetivo de concertar una cita y debatir la medida para alcanzar un acuerdo “que beneficie a ambas partes”, reza el texto enviado.

Por su parte, el gerente del tanatorio, Arturo Galán, defiende que la cantidad que hay que abonar se corresponde con los trabajos funerarios que realiza la empresa y tienen referencias de que es “legal”. “Interflora, una floristería de carácter internacional, ya denunció este mismo caso ante el Tribunal Supremo y lo perdió”, añade.

Además, Galán especifica para qué se destina ese dinero que deben de pagar las floristerías ajenas al tanatorio. “Nosotros recibimos las flores, las conservamos, al menos durante 12 horas –que pueden ser más–, gracias a una cámara frigorífica y nos encargamos del traslado tanto a la iglesia como al cementerio con nuestros vehículos y nuestro personal”, revela.

Así, Galán explica que ese canon, que antes no se cobraba, se destina para la “manipulación de arreglos florales”, aclarando que “no se cobra a las floristerías para que puedan dar sus trabajos a sus clientes, se cobra toda la labor que realizamos nosotros posteriormente porque no son ellos los que le llevan las flores a la iglesia ni los encargados de conservarlas”, subraya.

Compartir:
Valorar este artículo