Actualizado: 16/06/2021
InicioNoticiasEl 60% de los sepultureros de Río de Janeiro han iniciado una huelga de imprevisibles consecuencias

El 60% de los sepultureros de Río de Janeiro han iniciado una huelga de imprevisibles consecuencias

El 60% de los sepultureros de Río de Janeiro han iniciado una huelga de imprevisibles consecuencias

Una huelga de sepultureros, cuya adhesión ha sido estimada en un 60 por ciento, ha puesto en riesgo los entierros de hasta tres zonas de la ciudad brasileña de Río de Janeiro, en Brasil.

Los funcionario mortuorios denuncian que la institución encargada de administrar los tres cementerios afectados, la ‘Santa Casa de Misericórdia’, todavía no les han abonado sus honorarios desde el pasado mes de julio.

“Ya estamos casi en septiembre y nadie ha visto sus salarios de julio”, ha dicho el presidente del sindicato de Trabajadores de Instituciones Filantrópicas, Sergio do Carmo, según ha recogido el diario brasileño ‘O Globo’.

Además, el presidente ha denunciado que, desde hace 20 años, la Santa Casa no paga el Fondo de Garantías, una especie de seguro laboral, y cuando lo ha hecho, en algunos casos se lo ha descontado a los trabajadores de su seguro social.

El trabajador de la institución funeraria Luiz Carlos Salgado ha asegurado que el descenso y retraso en los salarios de los trabajadores se debió a la prohibición por parte de las autoridades de vender nichos en los cementerios de manera irregular.

Conforme a este funcionario, al cual se le expedientará por estas palabras según ha confirmado la misma fundación, los 2.000 reales (847 dólares) que se recaudaban por esta actividad iban destinados a pagar los salarios de los sepultureros.

La Santa Casa, encargada de unos trece cementerios en Río de Janeiro, ha negado dichas palabras y ha afirmado que se harán los pagos este mismo jueves.

La huelga ha paralizado casi por completo la actividad de tres cementerios gestionados por esta fundación, los de Inhaúma, Irajá e Caju, los cuales atienden una media diaria de 20 entierros, pero que tras el paro ha visto reducido su actividad a unos seis, y todos ellos bajo man

Compartir:
Valorar este artículo