Actualizado: 07/12/2021
InicioDestacadosSegún Asfuncat: Los servicios funerarios crecen en Cataluña un 24,5% en 2020 a causa de la covid

Según Asfuncat: Los servicios funerarios crecen en Cataluña un 24,5% en 2020 a causa de la covid

Según Asfuncat: Los servicios funerarios crecen en Cataluña un 24,5% en 2020 a causa de la covid

Los servicios funerarios prestados en Cataluña crecieron un 24,5% el 2020 a causa de la pandemia de COVID-19 y alcanzaron la cifra de 75.701, 14.886 más que el año anterior. Las incineraciones aumentaron un 33,8%: fueron 38.428.

Son datos hechos públicos por la patronal catalana del sector funerario, la Asociación de Empresas de Servicios Funerarios de Cataluña (Asfuncat), que representa 45 organizaciones de naturaleza tanto pública como privada que prestan la práctica totalidad de los servicios funerarios en el Catalunya (el 95%).

FACTURACIÓN Y PUESTOS DE TRABAJO 
El incremento de servicios a causa de la situación sanitaria excepcional ha su- puesto un incremento de la facturación de las empresas asociadas del 10,4%, inferior, pues, al aumento del número de defunciones. Han facturado un total de 228,9 millones de euros, mientras que el 2019 su facturación agregada fue de 207,4 millones.

Otro dato relevante es la cantidad de puestos de trabajo del sector, que el 2020 ha dado trabajo a 1.361 profesionales, un 6% más (72 personas) que el año anterior.

UN AÑO MUY DURO PARA EL SECTOR
El presidente de Asfuncat, Josep Maria Mons, ha apuntado: «El año 2020 ha sido un año marcado por la pandemia a nivel global, para toda la población y para muchos sectores. Para el nuestro, ha sido especialmente relevante en dos aspectos: hacer frente al elevado incremento de defunciones que se han producido y la imposibilidad de poder ofrecer y prestar el servicio a las familias tal como creemos que estas y los difuntos se merecen”.

“El incremento en el número de defunciones supuso que las plantillas de las empresas funerarias se tuvieran que adaptar urgentemente para poder cubrir la enorme demanda que se iba produciendo. El esfuerzo ingente de las personas que trabajan en las empresas del sector evitó que en Cataluña se vieran escenas como en otros territorios, con difuntos y féretros pendientes de poder ser recogidos y darles el destino final”.

“Y al esfuerzo humano se sumó, también, el logístico: ante una demanda insólita causada por una situación sanitaria excepcional, empresas miem- bros de Asfuncat hicieron todo lo que estaba en sus manos para aumentar la capacidad de sus instalaciones incrementando urgentemente el número de espacios refrigerados para hacer frente al elevado número de defuncio- nes que se produjeron y evitar situaciones de colapso en centros sanitarios y residencias geriátricas”.

“La imposibilidad que las familias pudieran acompañar a sus difuntos e incluso no los pudieran homenajear con una ceremonia de despedida como siempre se había hecho, supuso una dificultad emocional muy impactante para nosotros, puesto que transmitir estas condiciones a las familias era realmente complicado”.

“Desde el sector queremos dar las gracias a las familias que han tenido una defunción durante este periodo por su comprensión, paciencia y resignación; a las administraciones por su estrecha colaboración, y a todos los empleados: sin su esfuerzo, sin su profesionalidad, no habría sido posible”.

DATOS POR DEMARCACIONES 
En la demarcación de Barcelona, las empresas funerarias miembros de Asfuncat prestaron el 2020 56.681 servicios, un 28,75% más que el 2019; de los cuales, 30.648 incineraciones, un 34,5% más. Daban trabajo a 929 empleados, un 5% más que el año anterior, y facturaron 163,3 millones de euros, un 10% más que el 2019.

En la demarcación de Tarragona, las empresas funerarias miembros de Asfuncat llevaron a cabo el 2020 7.563 servicios, un 13,5% más que el 2019; de los cuales, 3.110 incineraciones, un 24,8% más que el año anterior. El personal de las funerarias tarraconenses creció el año pasado hasta los 163 trabajadores, un 7% más que el año anterior. La facturación registrada se situó en los 20,5 millones de euros, un 3% más.

En la demarcación de Lleida, las empresas funerarias miembros de Asfuncat realizaron el 2020 4.603 servicios, un 15,9% más que el año anterior; de los cuales, 1.147 incineraciones, un 31,5% más que el 2019. En las comarcas leridanas, los puestos de trabajo del sector se mantuvieron estables, con un total de 37 profesionales. La facturación fue, en el caso de las compañías leridanas, de 7,7 millones de euros, un 3,6% más.

Y en la demarcación de Girona, las empresas funerarias miembros de Asfuncat gestionaron el 2020 6.854 servicios, un 11,4% más que el año anterior; de los cuales 3.523 incineraciones, un 37% más que el 2019. El personal funerario gerundense creció un 3% respecto al 2019 y logró la cifra de 93 asalariados. La facturación de las funerarias de Girona prácticamente no varió el 2020 respecto al 2019: fue de 16,8 millones de euros.

COMPROMISO CON LA SOLEDAD
Las empresas miembros de Asfuncat se caracterizan por una apuesta firme por las acciones de responsabilidad social (RS); en pandemia, esta actividad se ha mantenido e, incluso, incrementado. A las iniciativas relacionadas con el medio ambiente, la equidad, la educación, la investigación, la infancia o el luto perinatal, se han continuado añadiendo nuevas; en buena parte, relacionadas específicamente con la covid y sus efectos, con la atención a las familias como prioridad absoluta.

La feminización del sector funerario catalán es una realidad que continúa avanzando año tras año: las empresas registran una media del 32% de empleadas y del 68% de empleados, lo que significa que muchas ya se acercan a la paridad.

Cataluña es el único territorio del estado español donde las empresas funerarias están obligadas a prestar servicios funerarios de beneficencia, que el 2020 supusieron un 2% de media registrada según los datos de que dispone Asfuncat. El coste del servicio funerario lo asumen las empresas, mientras que los ayuntamientos sufragan los gastos de cementerio. El sector trabaja para informar y asesorar las familias sobre la existencia de este servicio para personas sin recursos económicos ante la imposibilidad de hacer frente a los gastos de un sepelio.

LAICISMO EN AUMENTO 
Las ceremonias laicas registradas por las empresas miembros de Asfuncat ya son, de media, un 21%, y avanzan con fuerza, sobre todo, en el área de Barcelona. El 69% de las ceremonias que acoge Cementerios de Barcelona ya son laicas, ante solo un 5% de las que se realizan en Lleida, que es el otro extremo.

SEGUROS DE DECESOS
El claro predominio de los servicios funerarios financiados por seguros de decesos se mantiene el 2020; de él dependen, de media, el 62% de los servicios prestados por Asfuncat. El resto, el 38% de media, los sufragan, directamente, los particulares.

Según el informe Estamos Seguros 2020 de la patronal aseguradora española, Unespa, el seguro de decesos está extendido de manera amplia y homogénea en todos los territorios del estado español, donde la mitad de la población tiene una póliza, lo cual lo convierte en una de las modalidades de seguro más contratadas junto con el seguro de vida y el de automóvil. A finales del 2020, más de 22 millones de ciudadanos de España tenían seguro de deceso, lo cual supone un 47% de la población, porcentaje estable e incluso ligeramente creciente en los últimos años.

La tasa de aseguramiento crece con la edad y logra el porcentaje máximo (un 60%) entre las personas que tienen de 75 a 79 años. Aun así, hay que remarcar, también, que el nivel de penetración de los seguros de decesos ya supera el 40% a los 20 años, lo cual demuestra el alcance de las pólizas familiares.

RREPUNTE HISTÓRICO DE LA MORTALIDAD 
El instituto de estadística español, el INE, ha revelado que 492.930 personas murieron en España el 2020, lo cual supone casi un 18% más que el 2019 y, también, la cifra más alta desde la posguerra, a consecuencia de la pandemia de COVID-19.

Destacan los aumentos de defunciones en marzo y abril, del 57% y 78% respectivamente, respecto a los mismos meses del año anterior. También conviene remarcar la evolución de la mortalidad a partir del mes de agosto, especialmente en octubre y en noviembre, meses en que los decesos incrementaron en un 21 y un 22% respecto a los mismos meses del año anterior.

Este aumento de la mortalidad en España ha hecho, también, que la esperanza de vida disminuya en 1,24 años y se sitúe en los 82,34 años, y que el crecimiento vegetativo, es decir, la diferencia entre nacimientos y defunciones, sea negativo en 153.167 personas, ante las 57.146 del 2019.

A causa de este aumento de la mortalidad y, también, del descenso de nacimientos, de un 5,9% al conjunto del estado español y de un 5,7% en Cataluña, el principado es el segundo territorio con un saldo vegetativo más negativo el 2020, de -21.659 habitantes, solo detrás Castilla y León.

Compartir:
Valorar este artículo