Actualizado: 15/11/2018
InicioArtículos¿Cómo deseas ser enterrado?

¿Cómo deseas ser enterrado?

¿Cómo deseas ser enterrado?

Vía: Autor: Carlos Enrigue / Informador.mx

A un amigo le preguntaron sus parientes ¿qué cómo quería que lo enterraran? a lo que éste contestó rápidamente que esperaba que lo enterraran cuando ya estuviera muerto -algo me dice que los conocía bien- y es que la modernidad ha hecho que cambiemos los conceptos tradicionales y no es de dudarse que en el futuro alguien determine la hora de tu muerte o de que dejes de vivir.

Últimamente se estila hablar del concepto muerte digna, lo que varía su sentido según quien lo dice. No coincido con ellos ya que considero que todos los que han muerto naturalmente lo hicieron con dignidad, vamos lo harían con más o menos sufrimientos. Con más o menos ganas de hacerlo, pero la muerte pues es un hecho tan natural como respirar y no creo que a nadie se le ocurra que alguien respire indignamente.

Nosotros, heredamos de los Aztecas y demás herencias genéticas cierto culto a la muerte, tanto que hacemos rotondas y hay muchos mausoleos a muertos famosos o ricos ahora desconocidos, tal vez era una moda que hoy ha pasado, pero ahí están los panteones de muestra. A mi me gustan los panteones tradicionales, esos que tienen murciélagos, pero hace mucho que no asisto a un funeral en uno de ellos, resultaba terrible, hasta donde recuerdo, asistir a un velorio de toda la noche, en eso me encanta la modernidad, un ratito y al crematorio, donde tan solo uno se para una friega mientras te creman y ahí se acaba la función, salvo que a alguien se le ocurra ir a tirar tus restos a algún sitio casí siempre lejano que según él te gustaba mucho, lo que al muerto simplemente le vale gorro.

No fue fácil para mi esta adaptación ya que al permitir ser cremado -lo que se hará por fortuna, con o mi consentimiento si yo soy el muerto- y no me gustaba porque me parece que cremarse es un acto de profundo egoísmo para con los gusanos, que a estas alturas deben tener hasta agruras pensando en la cantidad de grasa que esperan refinarse, pero ni modo, que se frieguen.

En algunos panteones tradicionales actualmente se presentan espectáculos de aparecidos – también muy interesantes aunque ciertamente pasados de uso- y hay una conseja popular que afirma que en esta vida nadie se escapa de morir ni de pagar impuestos.

Woody Allen en una de sus más profundas meditaciones sobre el tema -que expresa en su obra- dice más o menos en la película “ bananas” que la muerte es un terrible inconveniente para la vida sexual, en lo que parece tener algo de razón; aunque también es cierto algo que dijo Maurice Baring y que recuero haber leído en algún sitio que “ los muertos tienen muy pocas posibilidades cuando han de competir con los vivos”.
Algo debían tener de razón los que establecieron aquello de el muerto al pozo y el vivo al gozo.

Compartir:
Valorar este artículo