Actualizado: 15/11/2018
InicioArtículos¿Qué diferencias existen entre un ataúd y un féretro?

¿Qué diferencias existen entre un ataúd y un féretro?

¿Qué diferencias existen entre un ataúd y un féretro?

Vía: Ehow

El ataúd es de forma hexagonal y termina en punta. Es decir, la parte del ataúd que sostiene las piernas y los pies, es más estrecha que la parte que sostiene el torso y los hombros. Esta estructura originalmente comenzó como una forma de ahorrar dinero y materiales. Usualmente los ataúdes se hacían solamente con madera de pino y no estaban forrados o acolchados. Sin embargo, actualmente un ataúd más lujoso puede tener bronce o plata en el exterior, y llevar el nombre del difunto, o un breve mensaje grabado. Un ataúd normalmente tiene tres tiradores de metal a cada lado, para que los portadores puedan transportarlo.

El féretro tiene como diferencia estructural más obvia con relación a un ataúd en la forma. El féretro no termina en punta para encajar el cuerpo como el ataúd; el féretro es rectangular y ancho, incluso de arriba a abajo. Podría considerarse como un giro más moderno del ataúd, el féretro generalmente está forrado y acolchado, con una tapa que se divide en dos secciones. La sección superior normalmente se abre, para permitir que la cabeza y los hombros del difunto puedan ser vistos por la familia y amigos en el funeral. Normalmente, los féretros tienen tres tiradores de metal en cada lado, lo cual permite a sus portadores llevarlo.

Los materiales de construcción de un féretro generalmente es más elaborada que la de un ataúd. Puede hacerse de diferentes materiales, incluyendo acero inoxidable, bronce, cobre, fibra de vidrio, roble y caoba, o incluso de materiales simples como madera contrachapada o pino. Los ataúdes, tradicionalmente estaban hechos de pino. Sin embargo, los ataúdes más caros normalmente están hechos con madera de nogal, caoba, álamo o cereza, y a menudo tienen aluminio o acabados de lámina.

Existen dos grandes diferencias en ataúdes y féretros, son la frecuencia de su uso en las distintas regiones del mundo y el período de tiempo en que fueron más frecuentes. Los ataúdes fueron utilizados en todo el mundo, para llevar y enterrar a los muertos, pero en la mayoría de los lugares han sido sustituidos por los féretros desde hace mucho tiempo. Los ataúdes ya no se utilizan de manera frecuente para los entierros en los Estados Unidos, aunque algunos modelos aún se utilizan en Europa.

Compartir:
Valorar este artículo