Actualizado: 24/07/2021
InicioCuriosidadesSe expone en México vasijas funerarias de la cultura Trincheras, con más de 700 años de antigüedad

Se expone en México vasijas funerarias de la cultura Trincheras, con más de 700 años de antigüedad

Se expone en México vasijas funerarias de la cultura Trincheras, con más de 700 años de antigüedad

Vía: Agencias

Una pequeña colección de vasijas funerarias pertenecientes a la cultura Trincheras, desarrollada en el norte de México hace más de 700 años, se exponen por primera vez al público en México. La exhibición se denomina Nuestro barro: testigo y cómplice de la historia permanecerá abierto hasta el próximo 1 de noviembre.

Entre 2008 y 2011, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron las urnas en la Zona Arqueológica Cerro de Trincheras, al noroeste del estado de Sonora, dentro de un cementerio que tenía 140 contenedores de barro con cenizas de los muertos.

Esta muestra nace de varias décadas de trabajo en el sitio del periodo prehispánico tardío, localizado sobre un monte donde aún se aprecian más de 900 muros de piedra, que a lo lejos semejan murallas. Los conquistadores españoles relacionaron el lugar con actividades militares, por eso lo llamaron Cerro de Trincheras.

Las investigaciones arqueológicas identifican una avanzada organización en la planificación arquitectónica del asentamiento, con áreas para habitación, talleres y ceremoniales, además de varios cementerios y un espacio donde estuvieron las piras para cremaciones.

Elisa Villalpando, arqueóloga, dijo que las prácticas funerarias descubiertas indican un sistema simbólico cuyo estudio dio a conocer la compleja organización de los pueblos del Norte. Según avanzaban las investigaciones arqueológicas, se eligieron seis vasijas funerarias para restaurarlas, proceso que inició en 2012.

Villalpando, quien estudia la zona desde 1991 y es curadora de la muestra, indicó que el barro en la Tradición Trincheras tuvo un papel relevante para la conservación de alimentos y para trasladar agua desde las partes bajas de la llanura desértica hasta el cerro.

Dicha cultura también usó este elemento para honrar a sus muertos: los miembros de la comunidad que fallecían eran cremados en piras funerarias, luego se recolectaban las cenizas y se depositaban en urnas. Algunos depósitos funerarios de la Tradición Trincheras se modelaron con forma de calabaza, sin decoración, son monocromos y de grandes dimensiones.
Los grupos humanos del desierto de Sonora produjeron las primeras urnas cerámicas hace dos mil 300 años.

Compartir:
Valorar este artículo