Actualizado: 21/09/2020
InicioCuriosidadesEl primer cementerio de Atenas: un paseo por uno de los cementerio monumentales de Grecia

El primer cementerio de Atenas: un paseo por uno de los cementerio monumentales de Grecia

El primer cementerio de Atenas: un paseo por uno de los cementerio monumentales de Grecia

Vía: Autora: Patricia Galiana / Atenas Digital

Atenas (Grecia). Nos bajamos en la parada de metro de Sygrou Fix, Acrópolis o Syntagma. Las tres estaciones más cercanas al Πρώτο Νεκροταφείο Αθηνών (en griego). Desde la primera, cruzamos la zona de Sygrou, pasando por un pequeño parque que nos llevará a la puerta principal del cementerio. Desde Acrópoli, se puede llegar pasando por el templo de Zeus y el Estadio Pathinaiko. Pero si decidimos coger el camino más largo, la parada de Syntagma será la más apropiada para cruzar el Parque Nacional y ver el Templo de Zeus antes de llegar a nuestro destino.

El cementerio, que abrió sus puertas por primera vez en el año 1837, se encuentra al final de la calle Anapafseos, conocida como la calle del descanso Eterno. También conocido como Cementerio Nacional, fue el primero en ser construido en la capital griega y ahora se ha convertido en uno de los lugares que ocupan la lista de sitios turísticos de la ciudad ya que allí yacen las tumbas de personalidades históricas del mundo de la política, actores y actrices, compositores, poetas, arquitectos y escultores. Algunas de las tumbas de griegos ricos y helenistas se levantan en grandiosas lápidas hechas por escultores del siglo XIX.

Pero el cementerio no cuenta sólo con sepulcros. Tres iglesias se levantan en tres puntos diferentes de este camposanto donde abundan los pinos y los cipreses. La principal es la iglesia de San Teodoro, seguida de otra de menor magnitud conocida como “la iglesia dedicada a San Lázaro” y una tercera iglesia católica.

Antes de entrar al cementerio, puede verse una majestuosa puerta presidida por una pequeña plaza que da la bienvenida al camposanto. Desde la entrada se visualiza la bandera griega y la ateniense. En uno de los pilares, un cartel avisa: “για το αναμμα των κανδηλιον να απευθυνετε μονο στη γραμματεια του κοιμητηριου” (para la iluminación de las velas, vaya solamente a la Secretaría del cementerio)

Taxis, hombres vestidos con traje y corbata y alguna que otra pajarita. Una tienda de flores a mano derecha y un par de mesas llenas de velas. Una vez dentro del cementerio, a mano izquierda puede verse la Iglesia principal, de color blanco y azul. Detrás, la tumba de la actriz, cantante, activista política y primera Ministra de Cultura, Melina Mercouri. Junto a ella, el que una vez fue empresario y filántropo Georgios Averoff, conocido por financiar la restauración del Estadio Panathinaiko para los Juegos Olímpicos de Atenas de 1896.

Esta primera parte se caracteriza por la grandiosidad de sus monumentos, muchos de ellos recuerdan a la Grecia Antigua, con pequeños templos neoclásicos y estelas con relieves. Otro de ellos a destacar es la tumba del arqueólogo alemán Heinrich Schliemann, que recuerda a un templo griego antiguo. Fue creado por Ernst Ziller, el mismo arquitecto que restauró el Estadio Panathinaiko y construyó el Museo Arqueológico Nacional. Siguiendo el camino a mano izquierda y subiendo las escaleras, desde uno de los puntos más altos del cementerio puede verse el Partenón. La ruta sigue, y la tumba del líder de la Guerra de la Independencia contra el Imperio Otomano, Theodoros Kolokotronis, puede verse acompañada de una escultura de cuerpo entero que lo representa. Una bandera griega y coronas de flores le acompañan.

La Iglesia de San Lázaro, de color blanco y beige se encuentra en un espacio abierto. Alrededor más tumbas, algunas más grandes y con más detalles que otras, pero no por eso menos importantes. El camposanto parece, en la mayoría de sus partes, un parque. El verde abunda toda la zona y muchas de las tumbas pueden verse envueltas en la vegetación. Otra de las tumbas más conocidas que se levantan allí es la conocida como “La mujer dormida”, un monumento funerario creado por el escultor griego Giannoulis Chalepas en el año 1877. Allí descansa Sofia Afentaki, nacida en 1855 y fallecida en 1873 por tuberculosis a los 18 años.

Más personalidades históricas descansan allí, como el ganador del premio Nobel Giorgos Seferis, el que una vez fue Primer Ministro Andreas Papandreou y el poeta y político Alexandros Panagoulis. Representantes del mundo de la música como Dimitris Mitropanos, Rita Sakellariou, Sofia Vembo, Nikos Xilouris , Sotiria Bellou y personajes del mundo del cine como Jules Dassin, Manos Katrakis, Marika Kotopouli, Orestis Makris, Thanasis Veggos, Katina Paxinou y Vassilis Logothetidis.

Compartir:
Valorar este artículo