Actualizado: 12/12/2017
InicioNoticiasLa funeraria tendrá nuevo concurso ante las exigencias de las empresas

La funeraria tendrá nuevo concurso ante las exigencias de las empresas

La funeraria tendrá nuevo concurso ante las exigencias de las empresas

Vía: F. Gras / Diari de Tarragona

El proceso negociado no se ha abierto porque las compañías piden modificar sustancialmente el pliego de condiciones. El Ayuntamiento de Reus comunicó el pasado mes de octubre que el concurso público para privatizar la sociedad municipal Gestió de Serveis Funeraris de Reus (Gesfursa) había quedado desierto.

Esto provocó que se iniciara un proceso negociado con las empresas interesadas en adjudicarse los servicios funerarios. Pasado este tiempo, si no hay sorpresa de última hora, el consistorio no tiene otra alternativa que convocar un nuevo concurso público.

Según fuentes consultadas, las empresas interesadas han puesto sobre la mesa varias exigencias para quedarse con la funeraria y que obligarían a modificar sustancialmente el pliego de condiciones, una circunstancia que no permite la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas. Entre estos, por ejemplo, podrían estar el precio de salida o la modificación de la plantilla de trabajadores. Las divergencias entre las dos partes han provocado que el proceso negociado no se haya llegado a poner en marcha.

Así lo reconocen fuentes municipales, que aseguran que no se ha tomado una decisión definitiva porque todavía restan contactos pendientes con dos compañías del sector. Las opciones si éstas negociaciones no prosperan, como todo parece indicar, pasan por dos vías. Una de ellas consistiría en introducir modificaciones sustanciales al actual pliego de cláusulas y, la otra, en redactar un  nuevo concurso público desde el principio. En los dos casos sería necesario que la decisión fuera aprobada por el pleno municipal. Se desconoce cuando se tomará la determinación, aunque está previsto que se produzca antes de terminar el año.

A pesar de no haber abierto el proceso negociado, las mismas fuentes señalan que las reuniones han sido satisfactorias. En primer lugar porque han demostrado el latente interés de las empresas por hacerse con la funeraria y, después, porque han facilitado al consistorio hacerse un mejor dibujo de cómo está el sector.

Reunión con la plantilla
La semana pasada, los responsables del consistorio se reunieron con los trabajadores de la funeraria para que conocieran, de primera mano, en qué punto se encuentra el proceso. En el transcurso de la reunión también se pidió a los empleados que reconsideraran su decisión de no hacer horas extras o cubrir bajas laborales de otros compañeros provocando, de esta forma, que el crematorio de la ciudad quede sin personal. Una circunstancia que está obligando a que algunas incineraciones se tengan que llevar a cabo en Tarragona.

La petición la está valorando la plantilla de 27 trabajadores, que actúan de esta forma para  protestar porque no cobrarán  la paga extraordinaria de Navidad y por las incertidumbres que planean sobre el proceso de privatización de la funeraria.

 

Compartir:
Valorar este artículo