Actualizado: 04/06/2020
InicioEntrevistasJosé Manuel Arredondo “En el caso del coronavirus, hay que tener cuidado con las exequias”

José Manuel Arredondo “En el caso del coronavirus, hay que tener cuidado con las exequias”

José Manuel Arredondo “En el caso del coronavirus, hay que tener cuidado con las exequias”

El director del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) José Manuel Arredondo, ha sido entrevistado por el diario Heraldo de Aragón, en él revela que la media de muertos en Zaragoza se ha duplicado, pasando de una media de 28 a 30 muertos habituales hasta los 60 en algunos días.

En el IMLA hacemos de médicos del Registro Civil y revisamos los certificados de defunción. La semana pasada tuvimos el mayor número de muertos en Zaragoza, pero no se puede imputar todos por el coronavirus.

¿Cómo han reaccionado en el Instituto de Medicina Legal ante la avalancha de fallecidos?
Nos entrenamos el año pasado en un ejercicio con la Unidad Militar de Emergencias, en un simulacro de múltiples víctimas en Jaca donde revisamos los protocolos y procedimientos de actuación. Teníamos equipos de protección individual. En una reunión con la Hermandad de la Sangre de Cristo establecimos un protocolo de actuación y traslado que se ajustara a las normas de Sanidad y para la policía sanitaria mortuaria por el coronavirus. También se advirtió a las funerarias para los traslados de sus cadáveres judiciales.

¿Han tenido que habilitar una sala especial en el centro para recibir a los fallecidos por el virus?
La dirección general de Justicia ha habilitado una nueva zona refrigerada que puede contener hasta 20 cadáveres y eso alivia la saturación que hemos sufrido estos días con la epidemia. Se ha incrementado sensiblemente la capacidad para los fallecidos. Además, disponemos de una sala de alto riesgo para autopsias.

¿Llegan muertos contagiados al IMLA para que firmen los forenses sus certificaciones?
El médico forense tiene dos funciones: una como forense y otra como médico del Registro Civil. Trabajamos haciendo dictámenes de fallecidos a los que faltan certificaciones de defunción, muertes naturales que se traen al Instituto para revisión. Hay que ver que no hay lesiones violentas y emitir un dictamen.

¿Recibieron muertos por Covid-19 en el Tanatorio?
Antes de la nueva sala de refrigeración, buscamos la colaboración del Tanatorio de Torrero. Se valoró subir esos cadáveres que carecían del certificado de defunción por evitar mayores movilizaciones, pero al hacer la prueba dos días se vio que no era el procedimiento más adecuado y lo cambiamos. No era porque estábamos desbordados sino por evitar mover tantos cuerpos.

¿Tienen equipamiento de protección suficiente en el IMLA?
Hay equipos de protección individual suficientes y se nos facilitan los que necesitamos.

¿Sufren tanto riesgo al contagio como los sanitarios?
Tenemos algún compañero que ha dado positivo, pero nuestro trabajo está muy controlado, con los equipos, y el centro es adecuado para evitar riesgos. El médico asistencial está más expuesto que nosotros. Los cadáveres mantienen el virus unas horas pero no es tanta la carga viral por lo que tenemos más margen de seguridad y protección que los asistenciales.

Usted estuvo en la riada de Biescas, ¿cree que Zaragoza necesitaría un palacio de hielo?
El palacio de hielo no es necesario en Zaragoza. La UME tiene otras alternativas, como habilitar contenedores específicos para cadáveres o un trailer como en Biescas. Hay muchas soluciones. Por ejemplo, en Estados Unidos ya tienen dispuestos 50 trailers para asumir los muertos mientras se resuelven los problemas legales.

Zaragoza registra 155 muertos de cada 200 en Aragón. ¿Hay algún lugar en el cementerio de Torrero para los fallecidos tras la caída de la manzana 24?
Nos trajimos de la manzana 24 del cementerio la estructura del contenedor que usamos al Instituto de Medicina Legal para poder trabajar con ella.

¿Cree que es inevitable la incineración de los fallecidos por el virus y que no haya entierros?
El cadáver es contagioso y hay que tener cuidado con las exequias funerarias. No es recomendable la acumulación de gente. Estamos en una situación extraordinaria y hay que ajustarse a las medidas para la policía sanitaria mortuoria que ha dictado el Gobierno. Me encantaría que los fallecidos por el coronavirus tuvieran un entierro y su luto, pero la situación es complicada y no es fácil solucionarla.

Compartir:
Valorar este artículo