Actualizado: 21/11/2018
InicioCuriosidadesLos sarcófagos eran auténticas obras de arte en el Antiguo Egipto

Los sarcófagos eran auténticas obras de arte en el Antiguo Egipto

Los sarcófagos eran auténticas obras de arte en el Antiguo Egipto

Vía: RTV

Los sarcófagos son auténticas obras de arte y fueron un elemento indispensable en los ritos funerarios del Antiguo Egipto.¿Quién no se ha quedado maravillado mirando la riqueza de los detalles de los sarcófagos egipcios? Mundialmente conocidos y admirados, los sarcófagos eran un elemento de suma importancia para alcanzar el Más Allá.

Además han constituido una fuente de información imprescindible para estudiar los ritos funerarios de esta antigua civilización gracias a la tradición de dibujar e inscribir información en sus tapas, una información que también ha sido de gran ayuda para realizar el documental “La Historia Secreta de las Momias” donde veremos como se escanean cuatro momias del Museo Arqueológico Nacional (MAN).

En Egipto la muerte constituía un tránsito para alcanzar el Más Allá, lugar donde se alcanzaba la vida eterna si se cumplían los requisitos indispensable: poseer una tumba con ajuar funerario, conservar y momificar el cuerpo y por último, recibir el culto fúnebre. El sarcófago era pieza esencial en el mobiliario funerario. Existían talleres especializados en la fabricación de sarcófagos, y se ofrecía un amplio muestrario de modelos que se personalizaban con el nombre del difunto. El estilo, los materiales y la decoración de los sarcófagos variaron en función de las épocas y la concepción religiosa de cada periodo. Construyeron auténticas obras maestras.

Sin embargo no todos los egipcios tenían los recursos necesarios para adquirir un sarcófago personalizado, por ello idearon dos otras maneras de adquirirlo: una de ella era reutilizar sarcófagos ajenos y realizar pequeñas variaciones en las decoraciones de las tapas. Otra solución, todavía más barata consistía en encargar una máscara funeraria para cubrir el rostro y para el resto del cuerpo se utilizaban materiales más baratos como el adobe o extractos vegetales. Así garantizaban la protección del cuerpo y mediante las máscaras funerarias reproducían los rasgos del difunto para que fuera reconocido y nunca olvidado.

Compartir:
Valorar este artículo