Actualizado: 21/08/2018
InicioArtículosEl misterio en la tumba de rey Tutankamón

El misterio en la tumba de rey Tutankamón

El misterio en la tumba de rey Tutankamón

Vía: Autora: Sarah Kaplan / Reportera de Morning Mix

La tumba del legendario Tutankamón, excavada en una pirámide en ruinas en Egipto en el Valle de los Reyes, ha estado durante mucho tiempo envuelta en la superstición y el rumor. Ahí está el misterio de la desaparición del rey niño: ¿una enfermedad mortal?, ¿un accidente de carro?, ¿algo más siniestro? Y luego está la maldición de los faraones, que afirma (erróneamente, según estudios estadísticos) que los que entran a la tumba del rey morirán de una sospechosa e inoportuna muerte.

Pero una nueva teoría ahora parece ser más que una especulación simplemente espeluznante. Este verano, el arqueólogo de Arizona, Nicholas Reeves, publicó un dramático documento afirmando que los restos de la emblemática reina Nefertiti, que se cree por algunos como la madre de Tut, han estado descansando en una cámara oculta pegada a su complejo funerario cerca de Luxor, Egipto. Su propuesta recibió una sacudida de credibilidad cuando el ministro de antigüedades de Egipto anunció que él también cree que la tumba de la reina se esconde detrás de esas paredes.

¿Qué de la tumba de la reina es debatible? La sabiduría convencional —en el ámbito complicado y altamente controvertido de las historias familiares faraónicas— ha dicho durante mucho tiempo que la madre de Tut era una mujer llamada Kiya, la segunda esposa de Akenatón, padre de Tutankamón y el esposo de Nefertiti. El ministro de antigüedades, Mamdouh Eldamaty, dijo a la Associated Press que él piensa que podría estar enterrada en alguna cámara oculta.

Pero el análisis de ADN publicado en el 2010 encontró que Tutankamón era producto de un incesto, lo más probable entre Akenatón y su hermana. Tut, que murió a los 19 años en el año 1323 antes de Cristo, es conocido por haber estado plagado de defectos de nacimiento —tal vez esto explica por qué. Por otra parte, los críticos de esta teoría dicen que varios miles de años en una cámara de polvo subterránea tienden a degradar el ADN. Además, las líneas de sangre de la realeza egipcia son tan complicadas por generaciones de matrimonio entre primos que las relaciones genéticas pueden ser difíciles de desentrañar.

Reeves mantiene la esperanza de que el residente de la tumba oculta no sea una segunda esposa oscura o hermana sin nombre. En cambio, se cree que es la legendaria reina Nefertiti, venerada por su belleza e inmortalizada en un busto real, uno de los artefactos más emblemáticos de la egiptología.

Aunque Nefertiti ocupa un lugar preponderante en el estudio del antiguo Egipto, no se han encontrado sus restos. La teoría de Reeves, como la explica, es la siguiente: como la primera esposa de Akenatón y corregente, Nefertiti pudo haberle sucedido como faraón y gobernar Egipto hasta su muerte. El complejo funerario en el que se encontró a Tut era realmente de Nefertiti. Cuando Tut murió joven, en medio del caos político y cultural, su tumba no estaba lista para él, por lo que fue trasladado de urgencia a una antecámara de su madre. Y el niño rey ha estado allí desde entonces, una distracción de los verdaderos tesoros que yacen más allá.

Cualquiera que se esconda detrás de esos 3,300 años de viejas paredes, su presencia será de alguna manera de ayuda para explicar una serie de rarezas sobre la tumba de Tut. Su descubridor, Howard Carter, comentó sobre el acomodo no real del palacio de enterramiento: pequeñas habitaciones dispuestas en un patrón desconocido y más modestamente decoradas que como era de costumbre para la antigua realeza egipcia.

“El plan familiar de [la] tumba en repetidas ocasiones nos hizo preguntarnos en nuestra perplejidad si era realmente una tumba”, Carter escribió en su diario. El trazado propuesto por Reeves, con dos cámaras ocultas, un trastero y una cámara funeraria, se asemeja más a los tipos de tumbas que Carter estaba acostumbrado.

La teoría de la cámara oculta de Reeve se basa en un año de mirar imágenes de alta resolución de la tumba del rey Tut, que fueron publicados en línea por la fundación española Factum Arte a principios de este año. Las imágenes ofrecen una mirada extremadamente detallada de la tumba —mejor incluso que las que se pueden conseguido dentro de ella, dicen algunos.

Las imágenes están disponibles para todo aquel que quiera verlas, pero nadie las ha examinado más de cerca que Reeves, quien pasó meses estudiando detenidamente las exploraciones antes de llegar a su teoría. Él dice que ha encontrado extrañas grietas, muy rectas, en las paredes bajo capas de pintura y decoración. Reeves cree que esas grietas son en realidad puertas una de las cuales podría llevar a la segunda cámara funeraria donde Nefertiti fue enterrada.

La teoría de Reeves depende de varias incógnitas. En primer lugar, todavía no está claro si hay incluso cámaras ocultas —aunque el anuncio de finales de septiembre del ministro de Antigüedades de Egipto no hace que parezca más probable que Reeves esté en lo correcto. Después de visitar el sitio con otros arqueólogos y funcionarios, Reeves dijo a National Geographic que habían confirmado una “clara diferencia en la superficie de la pared circundante y la parte central que se cubría la puerta”, y las líneas del techo que sugieren que la cámara funeraria de Tutankamón era en realidad un pasillo. Funcionarios egipcios han solicitado análisis de radar e imágenes térmicas de la tierra más allá de la cámara para determinar si en realidad hay otras habitaciones allí.

En segundo lugar, aun cuando la teoría cámaras ocultas resulte ser cierta, Reeves tiene que demostrar su pertenencia a Nefertiti. Esta parte de su argumento se deriva de su creencia de que los dos faraones poco conocidos que gobernaron entre Akenatón y Tutankamón eran en realidad una persona, Nefertiti misma. La reina convertida en faraón tomó el trono como Neferneferuatón, luego cambió su nombre por el de un hombre, Smenkhkare, para consolidar su pretensión de poder. Incluso puede haber tomado a una de sus hijas como un ritual de esposa, Reeves dijo al The New Yorker. “Esto no quiere decir que dormían entre sí”, aseguró el periodista.

Es una teoría mínima, que desafía lo aceptado en cuanto a la política dinástica del antiguo Egipto y pone de cabeza las normas de género. Pero Nefertiti fue una de las más poderosas reinas de Egipto. En el arte de su tiempo se le representa a menudo en papeles normalmente reservados para el faraón: golpeando enemigos, supervisando rituales. Y, junto con su marido, ella lideró una revolución religiosa de corta vida que cambió la religión oficial del politeísmo al culto al disco solar monoteísta. Si alguien podía haber puesto patas arriba la tradición, habría sido ella.

La tumba del faraón Tutankamón en la que fue enterrado en realidad fue construida para Nefertiti, sostiene Reeves. La mejor prueba de esta teoría se encuentra dentro de la propia tumba. El arte y la arquitectura del complejo funerario parecen haber sido construidos para una mujer. Reeves dice que una pintura en la pared norte de la cámara funeraria, que se creyó durante mucho tiempo para mostrar un joven rey Ay (sucesor de Tut), en realidad muestra a Tut y Nefertiti. En su documento, compara la representación de la figura más antigua del famoso busto de Nefertiti en el Museo de Egipto en Berlín: ambos comparten una línea similar en la frente, una nariz larga y recta, una barbilla redondeada y un surco profundo en las comisuras de la boca.

Reeves reconoce que su teoría plantea preguntas: “Hay una gran cantidad de ‘Creo’ en este artículo, me temo”, dijo a The New Yorker. La única manera de responder a ellos es la confirmación de la existencia de las cámaras ocultas y averiguar lo que hay dentro.

Pero eso es un reto en sí mismo, Reeves dijo a National Geographic. Ningún egiptólogo quiere destruir las pinturas que decoran las paredes de la cámara funeraria de Tutankamón con el fin de llegar a lo que hay más allá. Excavar en las supuestas habitaciones desde atrás sería complejo y costoso. Puede haber alguna manera de preservar las pinturas murales y llegar a la puerta detrás de ellas, pero eso también sería difícil. Una cámara de fibra óptica podría ser enviada a través de un pequeño agujero, pero eso no resuelve el problema del acceso a lo que sea que las cámaras pudieran contener. “Si me equivoco, me equivoco. Puede pasar”, dijo a CBS. “Pero creo que es algo que no podemos ignorar. Porque si llego a estar en lo cierto, esto va a cambiar todo”, comentó.

Compartir:
Valorar este artículo