Actualizado: 24/07/2021
InicioCuriosidadesDescubren cinco tumbas en el yacimiento vallisoletano de Pintia, en el cementerio vacceo-romano de Las Ruedas

Descubren cinco tumbas en el yacimiento vallisoletano de Pintia, en el cementerio vacceo-romano de Las Ruedas

Descubren cinco tumbas en el yacimiento vallisoletano de Pintia, en el cementerio vacceo-romano de Las Ruedas

El primero de los turnos de la XXVI campaña de excavaciones arqueológicas en el yacimiento de Pintia situado entre las localidades vallisoletanas de Padilla de Duero y Peñafiel, ha descubierto en menos de 18 días cinco nuevas tumbas constituidas por una treintena de piezas arqueológicas en el cementerio vacceo-romano de Las Ruedas.

El director del Centro de Estudios Vacceos ‘Federico Wattenberg’, institución organizadora de las excavaciones arqueológicas, Carlos Sanz Mínguez, ha explicado que en los ajuares de las cinco nuevas tumbas se han descubierto “elementos novedosos” por lo que será necesario llevar a cabo un “trabajo muy exhaustivo” para lo que se requiere “mucho tiempo y esfuerzo” por lo que mantienen una baja intensidad de excavación para poder hacer frente a esta dimensión de trabajo.

Sanz, que también es profesor titular de Prehistoria de la Universidad de Valladolid (UVA), ha resaltado la “falta de recursos suficientes” para dedicar el tiempo “necesario” a toda “la riqueza” que se descubre en las excavaciones. En esta línea, el director de las excavaciones ha señalado que el fin último de la iniciativa es la sostenibilidad para lo que existe una “falta” de apoyo por parte de la Administración autonómica, provincial o municipal, entes que no contribuyen “tanto como se desearía”.

Desde 1979 se trabaja en la Zona Arqueológica de Pintia, primero a través del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad y desde 2001 por medio el Centro de Estudios Vacceos ‘Federico Wattenberg’. A día de hoy, los trabajos de investigación están centrados en el cementerio vacceo-romano de Las Ruedas –situado a unos 300 metros al sur de Las Quintanas– en el que, desde su descubrimiento en los años 70, se han llevado a cabo sendas campañas de excavación que han permitido la elaboración del primer estudio sobre los rituales funerarios vacceos con seis siglos de antigüedad.

Este cementerio, de unas seis hectáreas de extensión, fue objeto de uso a lo largo de más de medio milenio, entre finales del siglo V antes de Cristo y el inicio del II después de Cristo, durante los cuales la incineración fue el ritual fúnebre mayoritariamente practicado, en el que el cadáver era ataviado con los elementos característicos de su condición social durante la cremación.

Desde el año 2002, año en el que el proyecto de Pintia comenzó su investigación en esta zona, se ha descubierto hasta la tumba número 284 a la que se han sumado los cinco nuevos sepulcros encontrados desde el pasado 1 de junio. Los responsables de estas novedades han sido los participantes del primero de los tres turnos, los cuales a su vez se corresponden con los XXX, XXXI y XXXIII Cursos Internacionales Teórico-Prácticos de Arqueología en los que, a lo largo de 150 horas, se combina el trabajo de campo directo con diversos seminarios y conferencias impartidos por profesores de la UVA.

De esta forma, cada uno de los tres turnos cuentan con una capacidad de doce alumnos, de los cuales se han cubierto 30 plazas del total, entre los que se encuentran nacionalidades de toda índole, como Estados Unidos, Inglaterra, Australia o las provincias españolas de Asturias, Valencia o Valladolid. En este sentido, la organización resalta como “esencial” la colaboración de la empresa norteamericana de ArchaeoSpain que nutre de alumnos a estos cursos de 18 días de duración, tiempo que se redujo hace años como consecuencia de la crisis.

Los ocho participantes del primer turno han estado presentes durante la presentación del proyecto y han manifestado su entusiasmo por la experiencia que, en parte, se ha visto “perjudicada” por las intensas lluvias que han tenido lugar durante las últimas semanas, según ha señalado el propio Sanz.

Compartir:
Valorar este artículo