Actualizado: 24/09/2020
InicioNoticiasRoban más de 200 placas de la tumbas de un cementerio israelita de Tucumán (Argentina)

Roban más de 200 placas de la tumbas de un cementerio israelita de Tucumán (Argentina)

Roban más de 200 placas de la tumbas de un cementerio israelita de Tucumán (Argentina)

Vía: La Gaceta

La mayoría de las más de 200 placas que fueron robabas del cementerio israelita, son recordatorios que no tienen datos de las personas fallecidas ni fechas de nacimientos o muertes. Por esto, fuentes policiales aseguraron que la sospecha es que los ladrones de las placas las revenden a comercios del rubro funerario, quienes luego de repararlas las volverían a ofrecer a sus clientes. “No creemos que las usen para vender los metales, porque no hay un mercado definido en la provincia para eso, y parece más un sistema de robo ‘hormiga’”, explicaron en la Policía.

El fin de semana fueron robadas unas 80 placas de la necrópolis de la comunidad judía de Tucumán, (Argentina). Las autoridades de la Kehilá informaron que las sustracciones de los elementos de las tumbas comenzaron a producirse en noviembre del año pasado, y que ya llevan más de 200 placas robadas desde entonces.

Juan Rivadeneira, empleado del cementerio, recorrió con periodista de La Gaceta los sectores 18, 24 y 42 de la necrópolis, que fueron los más afectados por los ladrones. Es el sector lindero con la calle Aragón (hacia el sur del predio), por lo que sospechan que los ladrones podrían haber ingresado por esa pared. “En todas las tumbas en las que hay marcas rectangulares de tierra, han sacado las placas”, señalaba Rivadeneira mientras recorría el camino hacia el sector sur del cementerio.

La seguridad
Para ingresar al cementerio hay que tocar un timbre, y luego de que los visitantes son identificados, Rivadeneira abre la puerta. Pero el sistema no es difícil de vulnerar para los ladrones, a quienes les basta saltar la pared sur. Hacia la esquina noreste del predio se puede ver, además, un hueco en la tapia. Esa parte da hacia un sector del cementerio que no ha sido ocupado aún, y que los vecinos del barrio Alto La Pólvora utilizan como cancha de fútbol.

Las autoridades de la Kehilá comunicaron que las primeras sospechas, cuando comenzaron los robos en noviembre pasado, era que los ladrones podrían haber ingresado por ese sector noreste. Sin embargo, la ubicación de las tumbas que han sido atacadas les hizo girar las sospechas hacia el sector sur. En el cementerio hay una custodia permanente que envía la Policía. Son tres efectivos que se van turnando y que desde las 17 hasta las 8 del día siguiente, quedan solos en la necrópolis.

“Eligen muy bien las placas que se van a llevar. Si uno se fija bien, sólo sacaron los recordatorios. Por eso hay tumbas que les dejaron algunas de las placas, que son las que tienen nombres o fechas”, describió el policía que estaba trabajando ayer en el cementerio, y a quien le tocó en algunas oportunidades correr a personas que estaban subidas en las tapias. Las autoridades del cementerio, en tanto, analizan reforzar las medidas de seguridad, para evitar que estas situaciones se repitan.

Compartir:
Valorar este artículo