Actualizado: 29/07/2021
InicioMedicina ForenseEl Instituto de Medicina Legal de Aragón ha creado la primera unidad de Neurociencia Forense de España

El Instituto de Medicina Legal de Aragón ha creado la primera unidad de Neurociencia Forense de España

El Instituto de Medicina Legal de Aragón ha creado la primera unidad de Neurociencia Forense de España

Aragón quiere consolidarse como referencia en la investigación criminológica cerebral. Y ha cristalizado esa ambición con el nacimiento de la primera Unidad de Neurociencia Forense de España, creada por el Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA). El proyecto se estrenará en pocas semanas con la práctica de dos pruebas cerebrales al exmilitante de los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) Fernando Silva Sande, para intentar encontrar en su mente la ubicación del cadáver del industrial zaragozano Publio Cordón.

El terrorista arrepentido se someterá voluntariamente a dos tests, sufragados por la familia Cordón: la prueba P-300 y la N-400. La segunda, más cercana a una prueba de la verdad y con el mismo objetivo de encontrar el cuerpo del empresario –teóricamente enterrado en el Mont Ventoux francés–, será la primera vez que se practique con este objetivo en todo el mundo.

Pioneros: la implementación de estas pruebas cerebrales para la investigación forense en España vino de la mano de la Policía, de la psicóloga forense Cristina Andreu y del neurofisiólogo José Ramón Valdizán. Ambos impulsan también la creación de la nueva unidad, con el apoyo del IMLA y su director, el doctor Salvador Baena. El instituto albergará desde ahora la práctica de las pruebas, con el asesoramiento de la empresa Neuronia para la utilización del material. También formalizarán la colaboración con el Gobierno de Aragón.

En la prueba P-300, se les enseñan fotografías y textos relacionados con los lugares donde los investigadores sospechan que han ocultado los cadáveres, y si aparece la onda con la suficiente potencia, debería indicar que el cerebro recuerda haber estado allí.

En la prueba N-400, que se aplicará por primera vez, el cerebro debería reaccionar cuando una asociación de ideas no es correcta. Por ejemplo, no aparecería al exponer Animal-Perro, pero sí con Animal-Jarrón. Así, si se relaciona la imagen de Cordón con el Mont Ventoux, si el grapo realmente considera que lo enterró allí, no debería aparecer la onda. Por contra, sí lo hará con otros lugares. Y en teoría será más profunda cuanto menos relación tenga con la realidad.

Si las esperanzas del IMLA se cumplen, Aragón podría consolidarse como una referencia estatal en estos análisis. Una gran noticia, sobre todo si alguno de ellos da resultado.

Compartir:
Valorar este artículo