Actualizado: 19/06/2021
InicioMedicina ForenseAglutinar todas las autopsias de la región en Oviedo, está provocando retrasos en velatorios y mayor coste del sepelio

Aglutinar todas las autopsias de la región en Oviedo, está provocando retrasos en velatorios y mayor coste del sepelio

Aglutinar todas las autopsias de la región en Oviedo, está provocando retrasos en velatorios y mayor coste del sepelio

La decisión del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) de aglutinar todas las autopsias de la región en el nuevo edificio del Instituto de Medicina Legal -en La Corredoria, Oviedo- está provocando retrasos en los velatorios y un incremento de los costes del sepelio. Ya han sido varios los familiares de los fallecidos en Gijón que han presentado quejas formales por la nueva resolución que entró en vigor a principios de año.

En la práctica, esta norma conlleva que los cadáveres a los que se les tenga que practicar una autopsia tengan que ser llevados desde el tanatorio de Cabueñes hasta Oviedo, ida y vuelta, con las consiguientes demoras en los trámites y los perjuicios psicológicos que puede llegar a suponer para los allegados de los finados tener que separarse de los restos mortales durante varias horas.

Hasta ahora, los análisis forenses se practicaban en el mismo tanatorio, con arreglo a un acuerdo entre la Administración y la empresa. De esta forma, por ejemplo, una persona cuya causa del fallecimiento hubiese que determinar y que hubiese sido encontrada muerta en su casa a las 14 horas, podría estar siendo velada a las cinco de la tarde.

Pero con la nueva resolución del TSJA, la sala del velatorio podría no quedar instalada hasta el día siguiente, ya que el Instituto de Medicina Legal de Oviedo no está abierto las 24 horas. Son los propios forenses los que, durante el horario vespertino y nocturno, tienen que avisar al agente de la Guardia Civil que se encuentre de guardia en ese momento para que le vaya a abrir las instalaciones. Se pierde, por tanto, la cadena custodia, un hecho que podría incluso ser alegado durante un procedimiento judicial.

Según hemos podido saber, se ha dado más de un caso en que los familiares han tenido que levantar un velatorio en Gijón para que el féretro fuese llevado en coche fúnebre hasta Oviedo para que le fuese practicada una autopsia, cuando en el propio tanatorio de Cabueñes se cuenta con una avanzada sala acondicionada para tal fin y que dio servicio durante los últimos años a los residentes en los concejos de Villaviciosa y Gijón.

A la ralentización de todo el proceso a la que se ven sometidas ahora las familias, hay que sumar el incremento de los costes: en torno a 300 euros más, incluyendo el desplazamiento y las horas del personal de la funeraria. Según la Ley de Enjuiciamiento Criminal, tiene que ser la Administración, en este caso el Principado de Asturias, el que se haga cargo de ese aumento económico. Sin embargo, según fuentes de las funerarias, pese a haber reclamado estas cantidades, aún no han recibido los pagos.

Peor en las alas

Eso en lo que respecta a Gijón. Porque los problemas se acentúan con cadáveres que hay que desplazar desde puntos más alejados de la geografía asturiana. Por ejemplo, desde Arenas de Cabrales. Hasta diciembre, las autopsias de los fallecidos en la zona oriental se practicaban o bien en el tanatorio de Llanes o en el hospital de Arriondas.

Ahora, los cuerpos tienen que ser llevados por carretera más de 100 kilómetros de ida y más de 100 kilómetros de vuelta para que el edificio del Instituto de Medicina Legal (cuya obra tuvo un coste de 4,5 millones de euros) tenga algún tipo de utilidad, aunque para ello se incrementen los costes y se prolongue a los familiares una ya de por sí delicada y dolorosa situación.

Compartir:
Valorar este artículo