Actualizado: 20/03/2019
InicioMedicina ForenseExpertos del Instituto Vasco de Medicina Legal aseguran que restos óseos de bebés pueden desaparecer

Expertos del Instituto Vasco de Medicina Legal aseguran que restos óseos de bebés pueden desaparecer

Expertos del Instituto Vasco de Medicina Legal aseguran que restos óseos de bebés pueden desaparecer

Expertos del Instituto Vasco de Medicina Legal han asegurado que los restos óseos de bebés prematuros o lactantes fallecidos pueden llegar a desaparecer por completo tras ser inhumados, aunque han aclarado que tan solo si se producen unas condiciones «excepcionales» para ello.

El director del Instituto Vasco de Medicina Legal, Carlos María Cubero, y el forense de la delegación de este centro en Gipuzkoa Luis Miguel Querejeta han comparecido hoy ante la Comisión de las Juntas Generales de este territorio que investiga el posible robo de bebés y adopciones irregulares.

Durante su intervención, Querejeta ha reiterado las conclusiones que su instituto presentó ante la comisión del Parlamento de Gasteiz que se ocupa de este mismo asunto, según las cuales los restos de los pequeños fallecidos pueden llegar a desaparecer en condiciones excepcionales de acidez o ph del entorno, sin las cuales no es posible asumir «como cierto» que los huesos «vayan a desaparecer como por arte de magia».

Ha aclarado, no obstante, que sí se puede hablar «de diferentes grados de degradación» pero «no de desaparición completa» aunque en algunos casos hasta se puede encontrar «material mineralizado».

Los forenses han precisado que, según los datos facilitados por la Fiscalía, en todo el Estado español se han presentado unas 1.500 denuncias por estos casos, de las cuales se han archivado un 28%. En cuanto a Gipuzkoa, Araba y Bizkaia, se formalizaron 231 denuncias, con ocho exhumaciones públicas y dos privadas.

En concreto, Querejeta ha recordado que hasta enero de 2013 en Gipuzkoa se habían presentado cerca de 200 denuncias, sobre las que se han practicado seis exhumaciones, en tres de las cuales sí se encontraron los restos del bebé que se buscaba, mientras que en otros dos no se localizaron vestigios humanos y uno más se encuentra aún en fase de investigación por lo que no ha aportado más datos.

El experto ha precisado que todas estas exhumaciones pertenecen a casos de bebés, tanto masculinos como femeninos, de entre siete meses de gestación y medio año de edad, datados entre hace 52 y 32 años, y enterrados en diferentes condiciones, desde la «tierra virgen», hasta en nichos y panteones.

«Injerencias»

Querejeta también se ha mostrado crítico con la existencia de «injerencias en cuestiones periciales y médico-forenses» en estos casos «desde otros ámbitos de la investigación» que, en su opinión, han propiciado «una información errónea» que ha sido trasladada a los medios de comunicación con la consiguiente creación de «corrientes de opinión» que han generado «un gran desasosiego a las familias».

Compartir:
Valorar este artículo