Actualizado: 27/01/2022
InicioEntrevistasMarta López-Fraga: “Ningún país está exento de que se realice tráfico de órganos humanos”

Marta López-Fraga: “Ningún país está exento de que se realice tráfico de órganos humanos”

Marta López-Fraga: “Ningún país está exento de que se realice tráfico de órganos humanos”

La responsable del programa de donación y trasplantes del Consejo de Europa, Marta López-Fraga, advirtió durante una entrevista en ‘Médicos y Pacientes’, publicación informativa del Consejo de Médicos (CGCOM), que “ningún país está exento de la posibilidad de que se realice tráfico de órganos humanos”.

“El tráfico de órganos y la trata de personas a veces son lo mismo, pero a veces no lo son. En la trata de personas se requiere una persona viva, que es víctima y sufre coacciones, abusos o secuestro y, el tráfico de órganos, a veces se dan esas circunstancias, pero a veces la persona que da el órgano puede estar de acuerdo con venderlo, de modo que no ha sido sometido a ningún tipo de coacción o abuso, y puede ser también que el órgano provenga de una persona fallecida, con lo cual tampoco es una víctima de trata”, detallo Marta.

Además recordó que el trasplante renal, que es lo más conocido, «se ha estimado que entre el 5 y el 10% (entre 3.400 a casi 7.000 riñones por año) de todos los trasplantes renales que se realizan actualmente en el mundo son resultado de prácticas ilícitas». Aunque, tal y como ha reconocido la experta, en realidad nadie tiene datos “fiables” que puedan dar una idea de cuál es la escala real del problema, y esto posiblemente sea una subestimación.

“El negocio es muy lucrativo, porque los receptores habitualmente pagan entre 70.000 y 160.000 dólares por un órgano, y los donantes o las víctimas reciben muy poco dinero o nada, de modo que todo ese dinero va a una serie de intermediarios que son los que se encargan de montar las redes, organizar, hacer los preparativos o incluso realizar los trasplantes”, ha enfatizado Marta López-Fraga.

En este sentido, ha informado de que en España en los últimos años una serie de casos como por ejemplo en 2010, un caso de turismo de trasplantes en el que un paciente necesitaba un trasplante de hígado y que tras ser evaluado en varios centros españoles no tenían indicación para trasplante, así que decidió viajar a China y comprar un hígado por el que pagó 130.000 euros y, por el destino al que fue, probablemente el donante fue una “persona ejecutada, así que esto sería un típico caso de tráfico de órganos”. “Al volver a España, el hígado que compró falló y tuvo que ser trasplantado”, ha apostillado.

Con el fin de estudiar la situación del tráfico de órganos humanos, en el Consejo de Europa se ha creado una red internacional de personas de coordinación nacionales sobre viaje para trasplante. Anualmente, estas personas registran los datos sobre pacientes de sus países que viajaron a otro país para trasplantarse, esto puede ser lícita o ilícitamente, ya que hay personas que pueden viajar a otro país porque su familia vive allí y les conviene viajar, o que haya un acuerdo bilateral entre dos países para trasplantar a ciertos pacientes en otro lugar.

Actualmente, añade, hay personas de coordinación nacional de treinta y cuatro países y hemos recogido ya datos de veintiséis, de modo que hay cerca de 400 personas registradas en la base de datos y se ha podido identificar algunos de estos casos como posibles situaciones de tráfico, de trata o de turismo de trasplante.

En España más de 50.000 personas han donado sus órganos desde que se creó la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) en 1989, lo que ha permitido salvar o mejorar la calidad de vida de cerca de 120.000 pacientes.

Compartir:
Valorar este artículo