Actualizado: 02/12/2021
InicioDestacadosRoques Blanques activa el ‘Jardín de las mariposas’, un espacio de duelo gestacional, perinatal y neonatal

Roques Blanques activa el ‘Jardín de las mariposas’, un espacio de duelo gestacional, perinatal y neonatal

Roques Blanques activa el ‘Jardín de las mariposas’, un espacio de duelo gestacional, perinatal y neonatal

En el marco del Día mundial por la visibilización de la muerte gestacional, perinatal y neonatal, el Cementerio Comarcal Roques Blanques ha presentado el Jardín de las mariposas, un espacio dedicado a este tipo de duelo, donde las familias pueden recordar y homenajear a los hijos e hijas perdidos durante el embarazo, durante o después del parto.

El acto ha tenido lugar la mañana del viernes con la presencia de Eva Martínez, presidenta del Consell Comarcal del Baix Llobregat -entidad propietaria del cementerio-, Joan Ventura, director general de Cementerios de Áltima -empresa concesionaria de Roques Blanques a través de GIC de Nomber-, y las representantes de las asociaciones Petits amb llum, Cristina Cruz, y de Pauets, Matilde Pérez Herranz. La presentación también ha contado con el alcalde del Papiol, Joan Borràs, y la asistencia de varios consejeros y consejeras comarcales. Del ámbito sanitario, han estado presentes Yolanda Giménez, gestora de pacientes de Medicina Fetal, y Ester Valls, coordinadora de Trabajo Social, ambas del Hospital Clínic de Barcelona.

Con el Jardín de las mariposas, Roques Blanques quiere contribuir a la sensibilización y visibilización de un tipo de duelo existente en nuestra sociedad, sin embargo, poco reconocido y considerado tabú. Diseñado por los arquitectos Batlle i Roig, autores también del proyecto global del cementerio de Roques Blanques, nacido en 1984. Se encuentra situado en un claro en medio de un bosque de pino autóctono, delimitado por un muro bajo de piedra, conformando una zona íntima, recogida y rodeada de naturaleza, rasgo que caracteriza todo el cementerio, integrado perfectamente en el entorno del Parque Natural de la Sierra de Collserola.

La calma del espacio permite un lugar donde poder sentarse y recordar los hijos perdidos, además de facilitar la elaboración del duelo. En el interior del círculo, las familias que lo deseen podrán depositar unas mariposas de cerámica azules, hechas artesanalmente, como metáfora del ciclo de la vida, la pureza y la esperanza, en homenaje a los seres queridos que se fueron prematuramente. Una placa de mármol ubicada en este lugar permitirá la inscripción del nombre y el año, a modo de memorial colectivo. Debajo de cada mariposa, también será posible enterrar las cenizas con una urna biodegradable.

Para la presidenta del Consell Comarcal del Baix Llobregat, Eva Martínez, “la pérdida perinatal, gestacional o neonatal es una realidad, aunque a menudo muy invisibilizada socialmente y que sufren muchas familias en silencio, y desde el Consell Comarcal nos hemos querido poner al lado de las personas que han tenido este tipo de pérdida, y las queremos acompañar en su duelo. Nuestra comarca necesita espacios de reconocimiento y acompañamiento para las familias que han tenido pérdidas de seres queridos en estas condiciones, y hacer visible así el duelo perinatal, gestacional y neonatal, dándole la importancia que se merece”.

Según Joan Ventura, director general de Cementerios de Áltima, “los cementerios deben evolucionar junto a la sociedad y, por ello, creemos que es esencial atender desde aquí las necesidades que puedan surgir de nuestro entorno. En este sentido, con el Jardín de las mariposas queremos dar respuesta a un duelo con frecuencia ignorado, pero sin embargo presente, que afecta a muchas personas. Queremos contribuir a la sensibilización hacia este tipo de pérdida y apoyar a todas las personas que han sufrido la muerte de un hijo. o hija en esta etapa, desde un espacio adecuado, pensado especialmente para ello, un punto físico donde poder recordar y homenajear a los que ya no están”.

Roques Blanques, un cementerio referente por su gestión
Desde su puesta en funcionamiento, en 1984, el Cementerio Comarcal Roques Blanques se ha ido consolidando como cementerio referente, incluso a nivel europeo. Y lo ha hecho siguiendo siempre una política de gestión sostenible y comprometida con el entorno, en todos los proyectos y servicios realizados. El Jardín de las mariposas puesto en marcha hoy es un ejemplo de ello: se trata de un espacio para el duelo gestacional, perinatal y neonatal plenamente integrado en la naturaleza del bosque de Collserola, donde se prevé únicamente el uso de urnas ecológicas.

Siguiendo esta apuesta por la sostenibilidad, Roques Blanques ha desarrollado varias alternativas pioneras en nuestro país para el destino ecológico de las cenizas, como el Bosque de la calma, los Árboles familiares, el Jardín y Fuente del reposo o el Camino del bosque, este último reconocido con los Premios EMAS 2018. En cuanto a opciones más tradicionales, el cementerio también ha sido el primero en ofrecer sepulturas verdes para féretros, como los Nichos verdes o los Panteones del bosque.

Por otra parte, por su ubicación privilegiada en el entorno del Parque Natural de la Sierra de Collserola, Roques Blanques ha podido llevar a cabo iniciativas para la defensa y la promoción de la flora y la fauna autóctonas, apoyando proyectos para proteger y favorecer las ardillas, los erizos, los anfibios, los murciélagos, las mariposas o las abejas. En este último caso, a través de un apiario didáctico, iniciativa galardonada en junio pasado a los premios EMAS 2021. Asimismo, Roques Blanques fue el primer cementerio en introducir un coche fúnebre eléctrico para el uso de servicios internos (el ION). Hace ya más de diez años que también apuesta por otros vehículos eléctricos para los servicios de mantenimiento y el acompañamiento de los usuarios por el recinto.

Compartir:
Valorar este artículo