Actualizado: 28/09/2021
InicioMedicina ForenseLa Policía Nacional investiga un sabotaje en el nuevo anatómico forense de Madrid

La Policía Nacional investiga un sabotaje en el nuevo anatómico forense de Madrid

La Policía Nacional investiga un sabotaje en el nuevo anatómico forense de Madrid

Vía: Luis Durán

La Consejería de Justicia de la Comunidad de Madrid denunció ante la Policía el pasado mes de julio un acto de sabotaje en una de las instalaciones del nuevo edificio del Instituto de Medicina Legal (IML) de Valdebebas, conocido como el donut.

En concreto, se trató del corte de un cable de uno de los aparatos situados en la sala de autopsias que se emplea para la limpieza y manipulación del cadáver. El caso lo investiga la Unidad Adscrita de la Policía Judicial de Plaza de Castilla, dependiente de la Policía Nacional. A tenor de los primeros datos, alguien pudo cortar con unas tijeras un cable para boicotear la realización de las autopsias.

El Mundo informa que desde la Consejería de Justicia confirmaron la presentación de la denuncia, aunque señalaron que no se han producido más actos de sabotaje en las instalaciones y que este único incidente ocurrido no afectó al trabajo que se desarrolla en el Instituto de Medicina Legal.

Como consecuencia de la denuncia interpuesta han sido citados a declarar por la Policía en la Unidad Adscrita de Plaza de Castilla varios trabajadores del recinto de todos los turnos y jefes de servicio. El edificio cuenta con vigilancia de seguridad durante las 24 horas del día. El pasado mes de diciembre la Consejería de Justicia cerró el antiguo Instituto Anatómico Forense y abrió el Instituto de Medicina Legal de Valdebebas como «nueva referencia judicial de la medicina forense, herramienta de vanguardia al servicio de la Justicia y punta de lanza de las investigaciones sobre el Covid-19, con una Sala de Bioseguridad NCB3».

Fallos en el edificio
Con todo, el sindicato CSIT ha denunciado varios fallos en el edificio, problemas en las conexiones, falta de organización y salas de trabajadores pegadas al cuarto donde se deposita la ropa de los cadáveres que llegan al recinto. Además, el pasado mes de mayo un juzgado de lo contencioso administrativo estimó la demanda presentada por CCOO y anuló la convocatoria de concurso específico para los puestos de jefe de servicio del Instituto de Medicina Legal de Madrid. Esta sentencia, según el sindicato, ponía en evidencia la «inadmisible arbitrariedad y falta de transparencia en la gestión de personal y demostraba hasta qué punto se es capaz de utilizar lo público para, en función de dudosos intereses, poner o quitar, hacer y deshacer».

Desde CCOO llevaban denunciando hace meses que la «puesta en funcionamiento del IML de Madrid se hizo sin la publicación de una RPT que sólo sirvió para crear jefaturas (algunas de ellas de libre designación y con complementos específicos desorbitados, como es el caso de los complementos del director y el subdirector), sin ninguna dotación de personal, ignorando la inclusión de las características esenciales de los puestos y dejando en manos de la dirección cuestiones relevantes que afectan a los derechos y condiciones laborales de los trabajadores».

El edificio del IML está comunicado por un túnel con el Hospital Enfermera Isabel Zendal donde el pasado mes de febrero también se produjeron una serie de actos de sabotaje en las instalaciones que denunció la dirección médica ante la Policía. Se produjeron robos de piezas, cables cortados, se obstruyeron lavabos y durante más de una hora un intruso dejó a los médicos sin conexión a los aparatos que miden las constantes vitales de los enfermos de Covid en el módulo A2. Todos estos hechos también son investigados por la comisaría de Hortaleza.

Compartir:
Valorar este artículo