Actualizado: 23/07/2021
InicioEmpresasAsfuncat reclama vacunas para los 1.500 trabajadores de empresas funerarias de Cataluña

Asfuncat reclama vacunas para los 1.500 trabajadores de empresas funerarias de Cataluña

Asfuncat reclama vacunas para los 1.500 trabajadores de empresas funerarias de Cataluña

Las funerarias de Cataluña han pedido al Gobierno socialcomunista de España que considere como un servicio esencial a los trabajadores de empresas funerarias, unos 1.500, para que sean vacunados lo antes posible.

Un 10% de las plantillas pertenecientes a empresas funerarias están de baja para ser positivos por Covid o estar en contacto con personas contagiadas o de alto riesgo.

El presidente de la Associació d’empreses de Serveis Funeraris (Asfuncat), Josep Maria Mons, ha explicado, en una entrevista, que desde hace unos diez días “nos estamos encontrando muchos casos de muertes que se tienen que enterrar sin ceremonia ni velatorio porque los familiares están en cuarentena y no pueden desplazarse”.

De momento, en Cataluña no se han dado ningún caso de que alguna funeraria haya tenido que dejar de trabajar por la falta de empleados, porque “la capacidad del sector es alta, pero tememos que las plantillas puedan reducirse a causa de los contagios y ahora ya tenemos un 10% de baja”, ha indicado.

Asfuncat ha enviado una carta al secretario de Salud Pública de Cataluña, Josep Maria Argimon, en la cual le explica la situación y le pide la vacunación para todos los trabajadores funerarios lo antes posible, para evitar posibles cierres de empresas por falta de personal, como ya ha sucedido en Tenerife y Zaragoza.

“Por el momento no hemos tenido respuesta” por parte de las autoridades sanitarias catalanas, pero tampoco por parte del Ministerio de Sanidad ni de los responsables europeos, a los cuales el sector también se ha dirigido, sin éxito por ahora. “Tampoco somos muchas personas, unas 1.500 en toda Cataluña, y la vacunación nos permitiría trabajar sin sufrir por miedo a contagiarnos de covid”, ha considerado.

La situación que se vive desde hace una semana o diez días en Cataluña, con una media de muertes de unas 75 personas, recuerda a la de marzo y abril del pasado año, cuando la gran mayoría de muertos tuvieron que ser enterrados prácticamente en soledad, solo acompañados por los trabajadores de las funerarias a causa del confinamiento domiciliario de toda la población.

“Ahora, muchos familiares nos dicen que están en casa, de cuarentena, por ser positivos o contactos, con lo que no podan ni acompañar a sus personas queridas”, ha explicado.

El temor al hecho de que las infecciones aumenten, tal como prevé la conselleria de Salud, a causa de la variante británica del virus, mucho más contagiosa, “no ayuda precisamente a estar tranquilos”, ha reconocido el representante de las funerarias catalanas. Se tiene que tener en cuenta que un trabajador de una funeraria “no se puede formar de un día para otro” y que su sustitución es complicada, ha remarcado.

Lo que sí ha cambiado respecto al año pasado, según ha puntualizado Mons, son las condiciones de trabajo, puesto que ahora las funerarias disponen del material de protección necesario y “no tenemos que sufrir” por los equipos de protección individual (EPI) ni las bolsas aislantes para los difuntos.

Asfuncat, creada en 1957, agrupa en la actualidad a 45 empresas de titularidad pública y privada, que representan el 90% de los servicios funerarios de Cataluña.

Según datos de esta entidad del 2019, Cataluña cuenta con 294 tanatorios, con una media de un tanatorio por cada 3,2 municipios, de titularidad pública y privada, y con 814 salas de velatorio y 32 crematorios.

Las empresas funerarias pequeñas y medias tienen el 70% de la cuota de mercado en Cataluña, y el 30% restante corresponde a las grandes empresas Mémora y Áltima.

Compartir:
Valorar este artículo