Actualizado: 27/11/2020
InicioEmpresasLa vacuna de Oxford contra la Covid 19 crea una solida respuesta inmunitaria en los ancianos

La vacuna de Oxford contra la Covid 19 crea una solida respuesta inmunitaria en los ancianos

La vacuna de Oxford contra la Covid 19 crea una solida respuesta inmunitaria en los ancianos

La vacuna contra el Covid 19 que desarrolla la Universidad de Oxford con la farmacéutica AstraZeneca produce una sólida respuesta inmunitaria en las personas mayores, el grupo de mayor riesgo.

Según ha informado este lunes el Financial Times, que cita los primeros resultados de los ensayos clínicos, la vacuna desencadena la producción de anticuerpos protectores y células T en los grupos de mayor edad, afirma el diario, que cita a dos fuentes cercanas a la investigación, un avance alentador dado que las personas de más edad son también las que presentan un mayor riesgo de enfermedad grave o de muerte tras infectarse de coronavirus.

Se espera que los detalles del hallazgo se publiquen en breve en una revista clínica. Los datos publicados en julio ya mostraban que la vacuna generaba “respuestas inmunes robustas” en un grupo de adultos sanos de entre 18 y 55 años. Pero las pruebas de inmunogenicidad positivas no garantizaban entonces que la vacuna resultara segura y eficaz en las personas mayores.

Todavía habrá que esperar a que se realicen los estudios correspondientes que confirmen que es seguro, que los resultados se obtienen de forma estable y que no existen secuelas para quienes lo reciben.

AstraZeneca, que desarrolla la vacuna con investigadores de la Universidad de Oxford, es considerada pionera en la carrera para producir una vacuna para proteger contra el Covid 19.

La de Oxford es una vacuna de vector viral que usa una versión debilitada de un virus del resfriado común de chimpancé que codifica instrucciones para producir proteínas del nuevo coronavirus para desarrollar inmunidad contra Covid 19.

Todavía existen muchas incertidumbres acerca de la vacuna, el proyecto, además, tendrá que ser aprobado en última instancia por el regulador británico, la Agencia de Medicinas y Productos Sanitarios del Reino Unido, lo que podría dilatar un poco más el proceso y su distribución al resto del mundo.

Compartir:
Valorar este artículo