Actualizado: 19/11/2019
InicioMedicina ForenseDependencia de los tanatorios para la práctica de autopsias

Dependencia de los tanatorios para la práctica de autopsias

Dependencia de los tanatorios para la práctica de autopsias

Vía: Pilar Muñoz / La Tribuna de Ciudad Real

La directora del Instituto de Medicina Legal de Toledo y Ciudad Real considera que urge resolver la situación en esta provincia respecto a instalaciones propias o cedidas para la práctica de necropsias.

A pesar del aumento en el número de autopsias realizadas en 2018, casi un 45% más que en el ejercicio anterior, los forenses adscritos a la subdirección del Instituto de Medicina Legal de Toledo y Ciudad Real que prestan servicio en la provincia siguen practicando las necropsias en los tanatorios a falta de un espacio propio y apto para llevarlas a cabo.

En Toledo esta carencia se ha podido solucionar porque se ha cedido al Ministerio de Justicia un espacio y todas las autopsias de los siete partidos judiciales de esta provincia se hacen en la ciudad imperial. Sin embargo, en Ciudad Real los forenses llevan ya unos cuantos años recurriendo a la anuencia de las funerarias propietarias de los tanatorios que les ceden sus instalaciones para estos exámenes post mortem aún cuando en la actualidad no existe acuerdo alguno para ello con el Ministerio.

Es más, en su momento los tanatorios de la capital no concurrieron a la licitación de este servicio por parte de la Administración y quedó desierto. «El convenio con la UTE Funeraria es anual y no se ha presentado ninguna. El Ministerio está interesado, pero al no concurrir empresa alguna del sector nada se puede hacer en este sentido», indica a La Tribuna la directora del Instituto de Medicina Legal de Toledo y Ciudad Real, Carmen Martín Parra. No obstante, asegura que van a seguir insistiendo ante el Ministerio de Justicia para obtener los medios personales y materiales que hacen falta, así como resolver la situación en Ciudad Real respecto a la práctica de las autopsias en los tanatorios.

Se requiere de unas instalaciones propias y, sobre todo, solventar el asunto del convenio con la UTE (Unión Temporal de Empresas) Funeraria ante la no renovación. En este aspecto Ciudad Real «está peor que Toledo», donde sí se ha firmado el contrato con las funerarias que forman la UTE. «No hay un sitio específico y propio para la práctica de las autopsias» y «tenemos que depender de los tanatorios». Aunque cuentan con la infraestructura necesaria, Martín Parra considera que lo lógico sería que los forenses tuvieran unas instalaciones propias y adecuadas al servicio.

Las instalaciones de la clínica forense y el departamento de administración se ubican en la planta baja del edificio de los Juzgados de Ciudad Real y son claramente «insuficientes» en cuanto a espacio, ni tampoco reúnen las condiciones de privacidad respecto a la sala de espera, un espacio en el pasillo que comunica con el Juzgado de Guardia. Las personas que acuden a la clínica de los forenses tienen que aguardar a ser atendidos en una zona por donde desfilan los detenidos del día que pasan a disposición judicial y las personas que acuden a poner una denuncia. En cuanto a las dependencias, los forenses disponen de cuatro despachos y una sala de reconocimiento diminutos.

En el informe anual remitido al Ministerio de Justicia se pone de manifiesto que la falta de espacio hace imposible ni siquiera intentar la puesta en funcionamiento del Servicio de Laboratorio del Instituto de Medicina Legal de Toledo y Ciudad Real, cuya jefatura de servicio radica en esta Subdirección. Un único laboratorio para dos provincias y con el jefe de esta área en Ciudad Real.

Compartir:
Valorar este artículo