Actualizado: 27/11/2020
InicioNoticiasLa capilla del cementerio de Utrera, un tesoro patrimonial que aguarda una completa restauración

La capilla del cementerio de Utrera, un tesoro patrimonial que aguarda una completa restauración

La capilla del cementerio de Utrera, un tesoro patrimonial que aguarda una completa restauración

Vía: Alberto Flores (ABC)

El abandono al que ha estado sometida desde hace décadas ha provocado que en estos momentos la capilla de San Francisco del cementerio municipal de Utrera (provincia de Sevilla) se encuentre en una situación límite, aguardando una restauración que parece cada vez más cercana.

El problema viene ya de largo –de hecho la mayoría de los utreranos ni siquiera han entrado nunca en esta capilla, y la han encontrado siempre cerrada por ruinas-, por lo que desde el año 2016 incluso se cerró el acceso, por peligro de derrumbamientos, a los enterramientos que se encuentran en los patios anexos a este templo.

En el siglo XIX, Clemente de la Cuadra, uno de los hombres que sentó las bases de la Utrera moderna, llevaba a cabo la construcción del actual cementerio municipal, en los terrenos donde históricamente se habían asentado los franciscanos, quienes tenían en la capilla de San Francisco, su principal templo. Así, se trata de un valioso monumento del siglo XVIII, cuyo abandono y mal estado ha provocado que incluso haya que apuntalarlo y reforzar algunos de sus elementos para que literalmente no se venga al suelo. La capilla es de una sola nave, de cajón y hay que tener en cuenta que todo el cementerio –por la riqueza de muchos de sus elementos- está incluido en el inventario de yacimientos arqueológicos del término municipal de Utrera.

La delegada de Salud Pública en el Ayuntamiento de Utrera, Isabel Lara, ha explicado que «nuestra intención desde el primer momento era trabajar sobre la capilla de manera prioritaria debido al mal estado en el que se encuentra desde hace mucho tiempo, pero para llevar a cabo este proyecto es necesario trasladar a los difuntos que se encuentran en los nichos anexos a la capilla». Se trata de un proceso laborioso, ya que en el cementerio hay un número reducido de nichos libres y el Ayuntamiento ha tenido que impulsar la construcción de nuevas instalaciones.

El cementerio de Utrera está incluido dentro del inventario de yacimientos arqueólógicos
Así poco a poco el cementerio se ha ido poblando de nuevos bloques de nichos, mientras la iglesia de San Francisco cuenta con una estructura metálica en su interior que sirve para apuntalarla y evitar que haya peligro de derrumbe. De esta manera, Lara explicaba que «quedan aproximadamente medio centenar de difuntos por trasladar, y en cuento acabe esta reubicación comenzaremos el proyecto de restauración de la capilla, que también incluye los nichos anexos».

Ante una pregunta planteada por la concejala de Ciudadanos, Isabel González Blanquero, relacionada con los problemas de aparcamiento que los ciudadanos encuentran cuando acuden al cementerio municipal, Isabel Lara explicó que «se trata de un asunto en el que el Ayuntamiento está trabajando con la idea de llegar a acuerdos con propietarios de terrenos colindantes al cementerio donde los utreranos puedan aparcar».

Una vez se pueda llevar a cabo esta restauración, muchos utreranos –principalmente los más jóvenes-, tendrán la oportunidad de entrar por primera vez en este templo, que forma parte de la riqueza patrimonial de Utrera, pero que por su deficiente conservación y por el lugar en el que se encuentra, es sin lugar a dudas un gran desconocido. / ABC Sevilla

Compartir:
Valorar este artículo