Actualizado: 21/11/2019
InicioDestacadosDespiden al conductor de un coche fúnebre por poner música y fumar estando la hija del difunto

Despiden al conductor de un coche fúnebre por poner música y fumar estando la hija del difunto

Despiden al conductor de un coche fúnebre por poner música y fumar estando la hija del difunto

El Juzgado de lo Social Nº 1 de Cáceres ha confirmado el despido del conductor de coches fúnebres que llevaba puesta una emisora de música popular mientras transportaba a la hija de un difunto al cementerio.

La familia no dudó en quejarse nada más enterar a su ser querido, lo que motivó el cese fulminante del chófer.

Los hechos tuvieron lugar en el trayecto hacia el cementerio de un pueblo de la durante la madrugada del día Navidad. Según se recoge en la sentencia, el día 24 de diciembre de 2018 falleció en Cáceres el hombre, “el deseo de la familia era trasladar sus restos mortales a Valencia de Alcántara, así que la empresa dispuso lo oportuno.

“El traslado comenzaría pasadas las dos de la madrugada del día 25 de diciembre de 2018 y al haber poco espacio en el coche, una de las hijas del difunto pidió al chófer si sería posible que ella misma lo acompañara en el coche fúnebre, a lo que este se negó inicialmente, por tenerlo prohibido la empresa, pero inmediatamente cambió de criterio y con ademán chulesco le dijo que lo consentiría, pero que llevaría puesta la música del coche y, además, fumaría, lo cual también estaba prohibido por la empresa”.

“El trayecto se culminó y durante él, el actor oyó continuamente música flamenca y rumbas y fumó un par de cigarrillos omitiendo preguntar a la hija del fallecido si le molestaba el humo”.

La familia expuso inmediatamente su queja al representante de su compañía de decesos, queja de la que en el acto se dio traslado al responsable de la empresa, que ulteriormente se reiteró, el 22 de marzo de 2019, en la sede de Cáceres.

Las conclusiones del juez fueron tajantes al considera procedente el despido del chófer, que debió haber apagado la radio y no fumar, ya que está prohibido, o fumar después, y también censura su actitud “mostrando un trato desconsiderado e irrespetuoso ante el dolor ajeno”.

Compartir:
Valorar este artículo