Actualizado: 20/11/2018
InicioInternacionalMorir en el espacio: ¿Cómo se descompone un cuerpo en la luna? y ¿Qué protocolo tiene la NASA?

Morir en el espacio: ¿Cómo se descompone un cuerpo en la luna? y ¿Qué protocolo tiene la NASA?

Morir en el espacio: ¿Cómo se descompone un cuerpo en la luna? y ¿Qué protocolo tiene la NASA?

Un curso humano no se descompondría completamente. Si un astronauta muriera en la Luna con su traje sellado puesto, las bacterias de su intestino empezarían a multiplicarse fuera de control y harían que el cuerpo se hinchase por el gas, en su mayoría dióxido de carbono, metano y sulfuro de hidrógeno.

Pero esto no duraría mucho. Si la muerte ocurriese durante la noche, las bacterias sólo durarían lo que el cuerpo tardara en congelarse, ya que las temperaturas llegan a alcanzar los -150ºC durante la noche.

El cuerpo del astronauta permanecería congelado hasta el amanecer, cuando empezaría a calentarse de nuevo. Durante el día, se cocinaría en temperaturas que ascienden a los 120ºC. Finalmente, el traje empezaría a abrirse y de él saldría vapor de agua. Luego el cadáver se desecaría en el vacío hasta parecer un trozo de carne seca.

A lo largo de los años, la radiación y los rayos cósmicos transformarían las proteínas del cuerpo en cortas cadenas de aminoácidos. Lo mismo pasaría con la grasa. Incluso después de milenios, todavía quedaría una cáscara con forma humanoide, y si el astronauta muriera en uno de los cráteres cercanos al polo, su cuerpo congelado quedaría perfectamente preservado casi para siempre.

¿Qué protocolo oficial tiene la NASA si muere un astronauta?
El protocolo que han propuesto es llevar el cuerpo del astronauta de vuelta, pero no entero, siguiendo el programa ‘Body Back’: el cadáver del astronauta se aislaría 24 horas para que no se contaminase.

Pasado ese tiempo, el cuerpo se metería en una bolsa de tejido GoreTex hinchable, convirtiéndolo en una especie de sarcófago. A continuación se haría un funeral con los astronautas y una comunicación abierta con la Tierra para que pudiera estar presente la familia del fallecido, algo que Wiigh-Masak, investigador del programa Body Back, tilda de “hecho sin precedentes”, ya que nunca se ha hecho un funeral así e implicaría seguro la participación de destacadas figuras del Gobierno ante un evento de índole histórico como ese.

El último paso sería introducir el sarcófago en una esclusa, y dejarlo hasta que el cadáver se congelase por el frío espacial y quedase en estado sólido, momento en que un robot le daría sacudidas al sarcófago para desintegrar el cuerpo y que sólo quedase el polvo de este, unos restos que serían llevados a la Tierra. Como vemos una curiosa forma de cremación en frío que no sabemos si alguna vez se aplicará en una de las futuras misiones que la NASA tiene por delante a marte.

Compartir:
Valorar este artículo